La Brújula

El dinero que viene: Dinero como medio de pago

En la Brújula de la Economía queremos analizar el camino que ha recorrido el dinero para pasar del mundo real y tangible de las monedas y billetes, al mundo virtual de criptomonedas. Nos asomaremos también al futuro, en el que los bancos centrales de numerosos países están apostando por su propia moneda digital. Todo de la mano de la economista Ana Comellas.

ondacero.es

Madrid | 28.04.2021 23:31

El dinero no es ajeno a la transformación digital y cada vez se mueve más en la red y menos en nuestros bolsillos. La economía digital, en la que la divisa es Bitcoin o Ethereum, está ya construyendo la economía real, con empresas que nacen y se financian en Internet, pero que operan como el resto de empresas.

En la Brújula de la Economía queremos analizar el camino que ha recorrido el dinero para pasar del mundo real y tangible de las monedas y billetes, al mundo virtual de criptomonedas. Nos asomaremos también al futuro, en el que los bancos centrales de numerosos países están apostando por su propia moneda digital.

El dinero tiene tres características: es un medio de pago, un depósito de valor y una unidad de medida. Hoy vamos a hablar de la primera, el dinero como medio de pago.

Dinero como medio de pago

Si echamos la vista atrás, antes de que la humanidad comenzase a asentarse, no era necesario ningún medio de pago: bastaba con el trueque, porque los alimentos no se almacenaban y la fabricación de herramientas apenas existía.

Con la llegada de la agricultura y la ganadería, las primeras sociedades, la fabricación de herramientas… el trueque resultó insuficiente. Por un lado, era necesario que ambas personas estuviesen de acuerdo en el intercambio y, por otra, el valor de los bienes era muy difícil de determinar: ¿Qué cantidad de lana vale una punta de flecha? Y si no tengo suficientes manzanas para cambiar por una oveja, ¿la partimos?

Así se crearon las primeras monedas, que no eran sino granos de cereal o cabezas de ganado. Con esta primera versión del dinero, podías cambiar tu lana por grano y, con el grano, comprar manzanas. Pero pronto cambiaron a otros materiales más prácticos, como el oro, la plata o la sal. Este tipo de materiales ayudó además a que se crease el comercio a mayor escala, porque era más fácil de transportar que una gallina o un saco de trigo, y porque se consideraban valiosos en otras comunidades.

¿Cuándo se crearon las monedas?

El rey de Lidia, Giges, se propuso simplificar la recaudación y el almacenamiento de los impuestos, y acuñó el león lidio en el siglo VIII antes de Cristo. El Imperio Romano terminó de extender el uso de la moneda acuñada por todo el Mediterráneo.

Antes la colonización europea, en América, África y Oceanía, los indígenas utilizaban conchas. En China, utilizaban conchas de caurí hace ya 4000 años, pero pronto derivaron en elementos más prácticos, como las azadas o los cuchillos. De su composición metálica, surgieron las primeras monedas de Asia en el siglo IV aC. Todos estos materiales son difíciles de falsificar, pero fáciles de mover y acumular.