Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

TERRITORIO NEGRO

Territorio Negro: Todos los planes de los terroristas de Barcelona

Causaron 16 muertes y un inmenso dolor. Los extremistas islámicos que formaron la célula en Ripoll, en Girona, y cometieron los atentados de La Rambla y el paseo marítimo de Cambrils tenían otros planes, mucho más criminales aun, según desvela la última parte del sumario abierto en la Audiencia Nacional. Vamos a desbrozar cuáles eran esos planes y cómo se gestó ese pequeño grupo terrorista.

Luis Rendueles y Manu Marlasca |  Madrid |  27/11/2018

Empecemos por un balance de aquellos días terribles en Cataluña. Hubo 16 personas que murieron asesinadas y también murieron varios de los integrantes de la célula terrorista. Hay, esperando el juicio, tres personas en la cárcel acusadas de haber formado parte de ese grupo criminal.

Antes, durante y después de los atentados murieron el imán o líder espiritual del grupo, el marroquí Abdelaky Es Satty, su principal lugarteniente, Mohamed Hychami, el hermano de este, Omar. Otra pareja de hermanos: Said y Yousef Aalla; y una más, los hermanos Husseine y Younes Abouyaaqoub, este último fue el conductor asesino de La Rambla. El último terrorista que fue abatido por los Mossos d'Esquadra en Cambrils fue Moussa Oukabir.

Y un hermano de este terrorista es uno de los que está en prisión esperando el juicio contra ellos. Es habitual, que haya tantas parejas de hermanos implicadas en una célula terrorista aunque la célula de Barcelona es el ejemplo digamos máximo de esto. En los atentados de Madrid participaron Mohamed y Rachid Oulad Akcha. También hubo hermanos asesinos en los atentados del maratón de Boston, y en los crímenes de la revista Charlie Hebdo en París. Un estudio del Instituto Elcano revelaba que entre los detenidos por terrorismo islamista en España, el 43 por ciento eran parientes directos. Son células cada vez más cerradas, opacas, ya ni acuden a mezquitas como tales como veremos en el caso de Ripoll. En la cárcel está Driss Oukabir, hermano mayor de Moussa, uno de los terroristas muertos en Cambrils.

Y el sumario muestra como la Guardia Civil ha seguido escuchando las conversaciones que ese acusado de terrorismo tiene desde la cárcel con sus familiares.

Esas conversaciones muestran en primer lugar, un dato muy importante. El mayor de los Oukabir, como muchos fundamentalistas islámicos que luego se convierten en terroristas, había sido acusado antes de violencia de género. Ocurre con bastante frecuencia entre los que luego cometen atentados islamistas y ahí hay un hilo interesante del que tirar según nos decía ya en 2004 un investigador español. En cuanto a Driss, su pareja española, pese a ello, accede a volver con él tras los atentados, cuando ya está encarcelado.

Algunas grabaciones del sumario son tremendas. La asistenta social de la cárcel de Soto, donde esta Driss, llama a la ex pareja para preguntarle si desea tener contacto con el preso. Ella dice que sí y niega que le hubiera denunciado por agredirla, dice que fueron los vecinos. La mujer y el acusado de terrorismo hablan por teléfono y él le dice: "el puto imán los ha liado y mira lo que ha pasado". También pronostica que le pueden caer, lo dice textualmente, entre cinco y seis años de cárcel, y le pide que esté tranquila.

Driss Oukabir no participó directamente en los atentados. Su hermano y sus amigos usaron su documentación, eso sí, para alquilar la furgoneta de La Rambla. No está acusado de matar a nadie, pero sí de formar parte del grupo terrorista. Hay un indicio contra él que ha llegado desde Estados Unidos, desde Facebook. A través de ese medio, su hermano Moussa le anunciaba el 15 de agosto, cuatro días antes de que empezaran los atentados, "tu vete poniendo las pilas fuerte, aprieta". El hermano mayor le riñe y le dice que "no hables de eso por aquí, ¿estás tonto?". El juez considera que Driss Oukabir conocía todos los planes y formaba parte de la célula terrorista. Si le condenan solo a cinco años de cárcel tendrá mucha suerte.

Y vamos a la figura del imán, Es Satty. Es un marroquí que resulta detenido y condenado a prisión por tratar de meter en España una cantidad importante de hachís

La primera parte de su vida la pasa en Marruecos, donde se casa a los 18 años. Tiene mujer y nueve hijos a los que deja en su país cuando se viene a España, en 1998. Conoce a otra pareja y se instala en Cataluña, concretamente en Vilanova i la Geltrú. Allí, Es Satty aparece ya en un piso de la calle Lepanto y en una mezquita. La Audiencia Nacional va a investigar lo que los islamistas llaman la Fortaleza, un lugar donde se envía dinero y asesinos a Irak y Siria.

En 2003 ese grupo islamista envía a Belgacem Bellil, compañero de piso de Es Satty que trabajaba como carnicero en Vilanova. Cuando llega a Nasiriya, y tras recibir entrenamiento, empotra un camión con explosivos contra las tropas italianas. Mata a 26 personas. El juez Grande Marlaska, entonces en la Audiencia Nacional, dirige la operación contra ese grupo. Es Satty era entonces un personaje secundario, aparece en el sumario pero no es de los cabecillas y consigue escurrirse.

Y lo siguiente que se sabe de este hombre, de Es Satty, es que en 2010 lo detienen en Algeciras al intentar meter en España un montón de hachís. Es juzgado y condenado a prisión. Y va a cumplir condena en la cárcel de Castellón. Tiene cierta aura entre los presos musulmanes y se encarga de dirigir los rezos a unos 40 o 50 que cumplen condena allí. Entre ellos, un condenado por abusos sexuales (volvemos al tema de la conexión entre integristas y violencia contra las mujeres).

En prisión, Es Satty recibe hasta en cuatro ocasiones la visita de guardias civiles y de los espías del CNI. Lo que ocurre allí es un misterio, pero sabemos que se ofrece a los guardias civiles para darles chivatazos de asuntos de droga. Respecto al ofrecimiento que hizo al CNI, no hay detalles ciertos y la respuesta oficial es que se le hicieron preguntas sobre islamistas en España y que él no quiso colaborar. El caso es que Es Satty salió de prisión en abril de 2014 y viajó a Ripoll, donde pasó a ser imán de una mezquita.

Esto revela, el absoluto descontrol sobre quién da sermones y quiénes son los imanes de las mezquitas en España. Desde luego algo falla cuando se coloca a un radical, a un extremista, ex traficante de drogas al frente de una comunidad religiosa

En aquella mezquita de Ripoll, Es Satty conoce ya en 2014 a algunos de los futuros asesinos. Se trata de Mohamed Hychami, Younes Abouyaaqoub y Yousef Aalla. El imán coge mucha confianza con ellos tres y poco a poco llegan más. Los tres hermanos pequeños de estos, alguno menor de edad, apenas adolescente, y el resto de los miembros de la futura célula. Todos habían crecido juntos, se conocían desde niños, formaban un grupo de amigos.

Y ya en 2015, muy poco después, comienzan los signos de la radicalización. Los expertos hablan que primero es el victimismo. El primer mensaje es que el mundo machaca a los musulmanes. Algunos investigadores nos lo comparaban con las capas de una cebolla. Las primeras capas son fáciles de ver, podemos estar de acuerdo con ellas. Por ejemplo, vídeos de sufrimiento de niños en Palestina o ahora en Yemen. Las siguientes capas van siendo más profundas, más ocultas, hasta que se llega a justificar la violencia, la yihad, primero en Palestina y Yemen, luego en otras zonas y finalmente en todo el mundo.

En el caso del imán Es Satty y sus jóvenes seguidores, ya en 2015 uno de ellos, entonces un crío de 16 años llamado Moussa, escribía que su sueño era matar a todos los infieles. Todos crean un grupo de whatsapp donde discuten del islam. Algunos van tras los rezos a casa del imán. Este empieza a enseñarles otras capas de la cebolla. Vídeos donde se justifican atentados y asesinatos del DAESH. El imán es su líder e incluso les consigue trabajo, recogiendo naranjas en la provincia de Castellón.

El imán acaba despedido de esa mezquita de Ripoll, viaja a Bruselas y en enero de 2016 vuelve a Girona, donde pasa a ser imán de una nueva mezquita. Sus discípulos le siguen, claro

Y un día del Ramadán de 2016, que ese año fue entre junio y julio, hay una reunión donde se habla ya abiertamente de volar la Sagrada Familia de Barcelona. La voluntad ya está ahí, pero ninguno de ellos tiene experiencia militar ni en guerras ni en explosivos. El 17 de noviembre de 2016, el imán busca en su ordenador un documento de google llamado "la fabricación de explosivos, para principiantes, desde cero".

El disco duro del ordenador del imán Es Satty fue recuperado en la casa de Alcanar, en la provincia de Tarragona, que saltó por los aires el 16 de agosto. El imán murió allí con otro terrorista cuando preparaban y secaban los explosivos ¿Qué más había en ese disco duro? ¿Qué planes tenían los terroristas?

Por un lado buscaban (y encontraron) en google todo tipo de manuales sobre fabricaciones de explosivos caseros, como hacer en casa peróxido de acetona, el TATP, que fue lo que intentaron, textos o tutoriales de compra y funcionamiento de detonadores. Por otro, mucho material histórico del salafismo, mucha historia de Al Andalus... y también material puramente yihadista, de atentados como el de Manchester de 2017, líderes del Daesh, sus canciones y también el canal en youtube de un lider islamista que fue detenido en Inglaterra en 2017, Tarik Chadliouli, muy influyente entre los radicales marroquíes, y que defiende abiertamente la yihad y la ley islámica o sharia.

Y además, en esa fase de preparación para matar, el imán consulta posibles objetivos. Primero, en 2017 busca la sede de la Audiencia Nacional, consulta hasta cuántos trabajadores tiene. También consulta hasta 106 veces la fiesta de la Tomatina, en Buñol, en Valencia, donde la gente se arroja tomates un fin de semana de agosto. Lo más significativo fue que también consultaron el embalse de Riudecanyes, la localidad de Tarragona donde se refugiaron entre los dos atentados en un restaurante abandonado. El imán buscó datos sobre ese embalse más de doscientas veces. Y también se interesaron por bases militares o cuarteles del ejército en la provincia de Aragón, concretamente en Zaragoza y Barbastro.

También buscan en google muchas veces, más de cincuenta, datos sobre atracciones turísticas de París y la Torre Eiffel, incluso algunos de los terroristas viajan a París días antes de los crímenes, hacen fotos de la Torre Eiffel, se graban un vídeo junto a ella... Los investigadores españoles y franceses creen que la idea era cometer un gran atentado en Barcelona, muy posiblemente en la Sagrada Familia y otro en París, en la Torre Eiffel. Los dos con camiones o caravanas cargadas de butano y explosivos. En los dos, además, la idea era que algunos terroristas llevaran chalecos bomba y se infiltraran entre los turistas para hacerse explotar.

Esos planes saltaron por los aires cuando explota la casa de Alcanar, donde tenían el explosivo que habían fabricado comprando agua oxigenada, acetona y otros productos muy asequibles que no vamos a explicar aquí. Todo lo que se necesita para fabricar lo que ellos llamaban la madre de Satán, el TATP, se vende al público. Eso sí, luego está el riesgo de que explote al manipularlo o al secarlo. Tras la explosión de la casa ocurrió la improvisación. Allí muere el imán y los miembros más activos del grupo deciden actuar rápido. Younes comete el ataque de La Rambla, huye, mata a un joven y se esconde y Mohamed Hychami y el resto acuden a Cambrils donde matan con un cuchillo a una mujer y son abatidos.

Tres de los miembros de la célula están en la cárcel ahora. Se ha investigado si los terroristas tuvieron otros apoyos en España y en Francia, también en Bélgica. Fueron detenidas tres personas en Francia, pero ninguno parece implicado directamente en los atentados. También hubo detenciones en Marruecos, pero de personas digamos de segunda fila. No se ha encontrado ninguna conexión principal con la célula de Ripoll. No hay ninguna prueba de que existiera un autor intelectual, al menos directamente implicado. No olvidemos que el imán de Ripoll ni siquiera viajó a París, lo que parece indicar que el líder intelectual o espiritual de la célula era él.

Y también se ha seguido investigando el entorno de los jóvenes terroristas, para ver si tuvieron ayuda y también para entender lo que les ocurrió. La Guardia Civil descubrió, por ejemplo, a un español converso que había sido discípulo del imán Es Satty y que había seguido en contacto con el grupo casi hasta los últimos momentos. Ese hombre ha sido vigilado y no está acusado de nada vinculado a los atentados. Está casado con una española que ha dejado de vestir y vivir como una mujer occidental tras convertirse al islam más riguroso, y él ha pasado a ser, y eso es lo preocupante un nuevo líder, un tipo respetado, influyente, entre algunos musulmanes.

También se descubrió a un antiguo compañero de cárcel del imán, un tipo condenado en su día por abusos sexuales. Se le pinchó el teléfono y se le investigó a fondo. Es un radical islamista que tenía orden de expulsión de España desde hacía años. Fue trasladado a la frontera de Melilla y devuelto a Marruecos tras estas investigaciones.

¿Y las familias y el entorno de los terroristas? Porque hay madres, padres, hermanas, parejas, amigos de esos asesinos...

Ese es un asunto complejo. Algunos de esos familiares han sido investigados y se han pinchado sus teléfonos, así como el de algún cargo de la comunidad musulmana de Ripoll. Uno de los asesinos, por ejemplo, envió a su hermana un video tres días antes de los atentados en el que le explicaba cómo se debía amortajar a un buen musulmán cuando muriera y prácticamente se despedía de ella.

Parece que las familias sabían que sus hijos se estaban digamos metiendo mucho en la religión, pero a alguno le servía para, por ejemplo, dejar las drogas y la calle. La madre de Moussa Oukabir, un asesino de 18 años recién cumplidos, que fue abatido en Cambrils, y de Driss, mayor y ahora encarcelado, le dice a su hijo que todos le comentan que se han ido al paraíso, que su hermano Moussa está en el paraíso. No parece haber una condena total de lo que han hecho. Eso puede digamos entenderse en una madre, pero no en vecinos y amigos que, por ejemplo, la felicitan por el ejemplo de su hijo o le dicen que está con Alá y es un mártir.