FERNANDO ARANCÓN Y EDUARDO SALDAÑA

El Orden Mundial: la crisis migratoria en la frontera de Bielorrusia y Polonia

Hablamos con Fernando Arancón y Eduardo Saldaña sobre el conflicto migratorio que existe en la frontera de los países del este y qué consecuencias puede traer para la alianza comunitaria

ondacero.es

Madrid | 11.11.2021 18:24

Desde hace días, la tensión entre la Unión Europea y Bielorrusia continúa creciendo a medida que cientos de migrantes se acumulan en la frontera que comparte el país con Polonia, y que abre, de nuevo, una crisis migratoria que vulnera los derechos humanos y que afecta a miles de personas.

Nuestros expertos en política internacional nos hablan de “una crisis que se estaba cociendo a fuego lento” y que tiene de precedente “la reelección de Alexander Lukashenko como presidente del país”. Desde entonces, los movimientos a modo de represalia entre el gobierno bielorruso y los líderes europeos han sido constantes, provocados, entre otros motivos, “por la brutal represión contra la oposición bielorrusa en las presidenciales”, lo que motivó a la Unión a aplicar sanciones de las que Lukashenko intenta ahora vengarse, otorgando a los refugiados visados de entrada al territorio europeo que faciliten la ruta.

Ahora, según fuentes del gobierno bielorruso, hasta 2.000 personas se acumulan en la frontera de los dos países, a temperaturas bajo cero procedentes, la mayoría, de Oriente Próximo y conducidos, según denuncian las autoridades polacas, por "agentes del régimen de Minsk armados y con perros".

Un movimiento como estrategia

Con esta estrategia, Arancón asegura que Lukashenko consigue “darle a la UE donde más le duele”, iniciando una crisis migratoria que, mediante las imágenes que nos llegan, ya está suponiendo la vulneración de los derechos humanos de estas personas. Esto se debe al problema que existe en la política migratoria europea, que tras el Convenio de Dublín, obliga a los refugiados a no salir del país al que llegan, lo que genera “un reparto desigual entre los países del sur y del este, que son los que más personas acogen, y los del norte y el oeste”.

Las consecuencias del conflicto

Sin embargo, esta crisis no solo tiene consecuencias a nivel global, ya que también afecta a las políticas nacionales de los países como “gasolina para la extrema derecha” que, justificando que existe una crisis, “instrumentalizan el conflicto”. Uno de las naciones afectadas, Polonia, continúa en esta línea exigiéndole a la UE que remita las sanciones por no cumplir con el Estado de Derecho a cambio de prestarle su ayuda para acabar con esta situación.

Los dos escenarios posibles

En cuanto al futuro, los dos escenarios que barajan nuestros expertos son “que la Unión acepte a los inmigrantes” y los reparta según considere, o "que Bielorrusia reciba un dinero por parte de Europa", como ya ocurrió en el conflicto entre Turquía y Marruecos, a cambio de que cesen las presiones. Según Saldaña “es importante recalcar que en este conflicto uno de los dos países enfrentados cuenta con la ayuda de una gran potencia, como es Rusia y su apoyo al país bielorruso”, por lo que continuaremos pendientes de lo que pase.

El golpe de suerte de Voltaire

También hablamos de Voltaire y su “golpe de suerte meditado” al ganar varias veces la lotería gracias a un truco matemático que, teniendo en cuenta el sistema que se utilizaba en Francia en el siglo XVIII para los grandes juegos de azar, no resultaba arriesgado. Por cada bono de valor que se adquiría a modo de deuda pública, el gobierno otorgaba un billete de lotería independientemente del valor de dicho bono, lo que aumentaba las posibilidades de ganar si adquirías muchos bonos a poco precio.

Francia y su política nuclear

Un oyente nos pregunta acerca del discurso que realizó Emmanuel Macron anunciando que Francia respaldará la energía nuclear y “lo situará como prioridad en el futuro energético del país” en su proceso de “descarbonización”, lo que según nuestros expertos, “nos influye” teniendo en cuenta que “Francia es el país europeo que más energía eléctrica produce a base de la nuclear”. Según Eduardo Saldaña, este anuncio “es importante en clave electoral”, ya que afectará a la campaña del presidente en las próximas elecciones presidenciales que se celebrarán en abril de 2022.