Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CON CLARA JIMÉNEZ CRUZ

Maldita Hemeroteca: Del "no" contundente al "no me consta" de Esperanza Aguirre

Esperanza Aguirre vuelve a estar de actualidad después de que este jueves el exalcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, la señalara ante el juez del caso Púnica. Clara Jiménez Cruz recuerda en Julia en la Onda cómo la que fue presidenta de la Comunidad de Madrid pasó de negar contundentemente la financiación ilegal del PP a decir que "no le constaba".

ondacero.es
  Madrid | 10/07/2020

Esperanza Aguirre vuelve a estar de actualidad. Y es que el que fuera alcalde de Majadahonda por el Partido Popular entre 2001 y 2005, Guillermo Ortega, ha declarado este jueves ante el juez del caso Púnica que tanto la expresidenta de la Comunidad de Madrid como su sucesor, Ignacio González, llamaban personalmente a los empresarios que donaban dinero a la caja B del PP para darles las gracias por las aportaciones que hacían.

Según el exalcalde esto ocurrió durante la campaña electoral del 2003. No obstante, en 2006 reubicaron a Ortega en el Instituto Madrileño de Desarrollo, lo que era, según él, una tapadera para obtener, supuestamente, sobrecostes ficticios de los contratos públicos que iban a parar a la caja B de Génova.

Antes que Guillermo Ortega, otros testigos como Arturo González Panero, exalcalde de Boadilla del Monte, y la gestora de varias empresas vinculadas a la trama Gürtel, Isabel Jordán, han asegurado que Aguirre estaba al corriente de la financiación ilegal y que nada se hacía en Madrid sin que ella lo supiera.

Allá por 2015, Aguirre "alucinaba" con que el juez García Castellón abriera una investigación por la financiación ilegal de su partido. “La corrupción es algo que rechazamos desde el minuto uno en el PP de Madrid”, decía la expresidenta con seguridad. Sin embargo, cuando la gente que le había rodeado durante esos años empezó a "entrar" en el caso Púnica, como el propio Ignacio González, ese no rotundo pasó a ser un “no me consta”.