Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ENTREVISTA EN JULIA EN LA ONDA

Así revivieron los médicos a la mujer que estuvo seis horas en parada cardíaca: "La hipotermia paró su corazón, pero protegió su cerebro"

Eduard Argudo es médico del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, donde han conseguido reanimar a una mujer tras permanecer más de seis horas en paro cardíaco. "Audrey sufrió una hipotermia severa que hizo de protección", ha dicho Argudo, que también ha explicado el proceso que hizo posible esta noticia.

ondacero.es
  Madrid | 05/12/2019

Se trata de una de las noticias médicas más extraordinarias de los últimos tiempos. Ha ocurrido en el Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona, donde los médicos han conseguido reanimar a una mujer que estuvo durante seis horas con el corazón parado.

Por ello, en Julia en la onda hablamos con Eduard Agudo, médico del Servicio de Medicina Intensiva y uno de los responsables de revivir a esta mujer: "Este es un caso de una parada cardíaca con buena situación más larga que hay en España. Lo que ha permitido hacer esto ha sido la causa de la parada, que fue el frío. Audrey sufrió una hipotermia severa que hizo de protección para que su cerebro aguantara tanto esta situación".

Eduard Argudo ha explicado el proceso que hizo posible esta noticia: "El método se llama oxigenación por membrana extracorpórea. Colocamos una cálula grande a través de una vena que llegue al corazón para drenar la sangre y pasar por una membrana y suplir la función de los pulmones. Devolvemos la sangre para que llegue a sus órganos y que estos se mantengan más tiempo vivos. También recalentamos su cuerpo de manera progresiva hasta recuperar una temperatura normal y que así su corazón volviera a latir".

El proceso siguió entre 24 y 48 horas por el fallo de pulmones y coagulación, entre otros, aunque Audrey permaneció más de seis en paro cardíaco. "La gran satisfacción que vivimos es que rápidamente abrió los ojos, nos miró y respondió a las órdenes. Su cerebro funcionaba bien y la única secuela que tiene es la dificultad para mover los dedos de la mano por lesiones de congelación".