Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CON MOTIVO DEL 80 ANIVERSARIO DE LA GUERRA CIVIL

Madrid acoge el mayor congreso mundial sobre memoria histórica

Alrededor de 1.600 investigadores, escritores, directores de museos, periodistas, etcétera, se reúnen en Madrid para hablar de la memoria de los pueblos. Elizabeth Jelin, socióloga y pionera sobre estudios de represión en el Cono Sur, y Lidia Mateo Leivas, doctora en Historia y Teoría del arte, dos ponentes, han estado en Julia en la onda para hablar del Congreso organizado por la Memory Studies Association.

ondacero.es
  Madrid | 26/06/2019

Con motivo del 80 aniversario de la Guerra Civil, se celebra en Madrid el mayor congreso mundial sobre memoria histórica, organizado por la Memory Studies Association. "Las dictaduras y la inestabilidad en la que vivimos hoy día hace que surja la necesidad de mirar al pasado", nos explica Lidia Mateo Leivas. "Hablar de memoria es hablar del presente", afirma Elizabeth Jelin, que nos explica que, "en cualquier presente histórico encontramos luchas por las memorias, nunca hay memorias únicas". Jelin utiliza el plural porque cree tanto 'derecha' como 'izquierda' tienen su memoria, y deben "respetarse".

Sobre el caso español, Jelin dice que en "la Transición hubo un pacto de silencio político importante, que perduró mucho tiempo, pero eso no dice nada en las memorias individuales". "Primero hubo mucho miedo y silencio. No fueron los hijos e hijas de las víctimas los que reivindicaron la idea de un derecho a la memoria, sino los nietos. En la medida en la que hay nuevos jóvenes mucho más impertinentes que hacen preguntas, empieza la revisión del pasado", explica Jelin. Entre los investigadores de la memoria, lo que está claro es que "puede haber una ética básica de que aquellos que fueron violadores y perpetradores de crímenes no merecen honor público", afirma Jelin.