Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PRESENTA SU LIBRO ¿Quién vota a la derecha?

Alberto Garzón y el independentismo: "Hay sectores de la izquierda que se han dejado seducir por un proyecto quimérico que les prometía solucionar los problemas"

Alberto Garzón reconoce que algún sector de la izquierda se ha dejado seducir por el independentismo, y por eso subraya que "la izquierda no puede ser nacionalista ni conjugar con proyectos que pretenden la segregación por lengua o etnia".

ondacero.es
  Madrid | 03/12/2019

El coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha presentado su nuevo libro '¿Quién vota a la derecha?', en Julia en la onda. Explica que "la preocupación que motivó que yo escribiera este libro es la perspectiva europea con la extrema derecha y cómo penetraba en nuestro país".

Ve con optimismo la formación de Gobierno, y celebra que "hemos aprovechado la fragmentación de la derecha y su falta de coordinación". "Hemos visto a un bloque de las derechas que no ha sabido coordinarse y que ha buscado el conflicto en la última parte del pleno. Va a ser una legislatura marcada por este tipo de rifirrafes", concluye.

Por parte de la izquierda "es muy relevante que seamos capaces de dar un paso para atrás. Estamos ante un hipotético gobierno de coalición. Hemos tenido un ejemplo de coordinación".

Se ha referido a la división en Cataluña. Denuncia que "la mediocridad de muchos de nuestros dirigentes, desde la derecha española y desde el independentismo, viven de alimentar el conflicto en Cataluña". Ante el papel de la izquierda, admite que "hay sectores de la izquierda que se han dejado seducir por un proyecto quimérico que les prometía solucionar los problemas". Pero "la izquierda no puede ser nacionalista ni conjugar con proyectos que pretenden la segregación por lengua o etnia", concluye. Cree que el problema catalán se inició con Artur Mas. "Una gran parte de la historia en Cataluña se puede remontar a 2012 cuando Artur Mas eleva la bandera como cortina de humo para evitar hablar de otras cosas".