Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Humedades y bronquiolitis

Los síntomas de la bronquiolitis son similares a los de un resfriado. El bebé muestra señales de catarro, hasta que la afección incurre en las terminaciones de los bronquios manifestándose en forma de dificultad respiratoria. Mucosidad abundante y fiebre baja, acompañado de tos y silbidos en el pecho son sus efectos durante una semana aproximadamente.

Dr. Bartolomé Beltrán
 |  Madrid | 06/02/2020

La bronquiolitis en niños y bebés es una enfermedad respiratoria frecuente en los primeros años de vida. Al parecer esta afección solo perjudica a niños de menos de uno o dos años. Y es que la parte terminal de los bronquios, los bronquiolos, es lo suficientemente pequeña en ellos como para obstruirse al inflamarse, llegando a impedir el paso adecuado del aire. En torno al 70% de los lactantes menores de doce meses son contagiados por el Virus Respiratorio Sincitial (VRS), que provoca el 75 por ciento de los casos de bronquiolitis, durante su primer año de vida y el 22 por ciento desarrolla una enfermedad sintomática.

Los síntomas de la bronquiolitis son similares a los de un resfriado. El bebé muestra señales de catarro, hasta que la afección incurre en las terminaciones de los bronquios manifestándose en forma de dificultad respiratoria. Mucosidad abundante y fiebre baja, acompañado de tos y silbidos en el pecho son sus efectos durante una semana aproximadamente.

El tratamiento para la bronquiolitis en bebés es sencillo. Basta con mantener al pequeño bien hidratado y realizar lavados nasales. Según los expertos, en casa también es muy importante cuidar el nivel de humedad ambiental, como bien conoce y soluciona la empresa Murprotec. Los estudios demuestran la relación entre enfermedades de este tipo y los ambientes húmedos, pues el 78 por ciento de los casos de asma o bronquitis viven en habitaciones con exceso de humedad.

Para mantener el hogar libre de cualquier tipo de humedad no es suficiente limpiar y pintar, ya que el moho, causante de la aparición de partículas diminutas que flotan en el aire, vuelve a aparecer si no se ha solucionado la causa del problema.