Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Vivir con una Pantalla de Visualización de Datos enfrente

Los usuarios de esta tecnología laboral al uso necesitan darse cuenta, y en su empresa deben hacer la prevención correspondiente, de una serie de aspectos ergonómicos para adecuar sus condiciones de trabajo.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 19/07/2018 a las 05:27 horas

En el ámbito de la salud laboral me inquieta mucho comprobar que muchas personas acuden a los Servicios Médicos de sus empresas pidiendo analgésicos, relajantes musculares, antiinflamatorios, lágrimas artificiales o algunas otras medicaciones para solucionar problemas que estén relacionados directamente con las Pantallas de Visualización de Datos. Los usuarios de esta tecnología laboral al uso necesitan darse cuenta, y en su empresa deben hacer la prevención correspondiente, de una serie de aspectos ergonómicos para adecuar sus condiciones de trabajo. Tal es el caso del ambiente visual, la iluminación y temperatura, tener en cuenta los aspectos antropométicos y diseñar el lugar de trabajo. Porque sabemos que las pantallas en conjunto dan lugar a fatiga visual, dolor en los ojos, aumento de lagrimeo y hasta visión borrosa. En algunos casos hay somnolencia, mareos y dolor de cabeza. Entre los trastornos osteoarticulares se cuentan la fatiga física y el dolor de espalda, las molestias y daños en la zona cervical y no quiero pasar por alto los trastornos del sueño, los digestivos y la ansiedad o la depresión como consecuencia de la fatiga física y mental. Así que les estimulo a que en sus Servicios de Prevención ajusten la distancia visual con el ángulo bien determinado en la posición de sentado y que se cumplan los ángulos de las articulaciones del tobillo, de la rodilla, de la cadera y del codo. Para que todas estas cuestiones se cumplan hay que tener en cuenta las condiciones ergonómicas de la silla y la posible utilización de reposapiés teniendo muy presente el disponer de descansos breves de al menos diez minutos tres veces al día para que las estructuras anatómicas en juego y nuestro estado de ánimo sean los más adecuados. Es lo que hay. Seguro.