Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

En Buenas Manos

El Robot da Vinci

El cirujano Joan B. Comes, Director de la División Robótica en PM trabaja para que los especialistas conozcan en profundidad el Robot quirúrgico daVinci. Nos cuenta que es un sistema robótico asistido informáticamente que amplía la capacidad del cirujano de operar  de forma menos invasiva.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | Actualizado el 19/07/2018 a las 05:22 horas

El  24  de  agosto  de  1999,  un  equipo  de  médicos  alemanes  finalizó  con  éxito  la primera intervención quirúrgica de la historia realizada completamente mediante el uso de un dispositivo robótico, en el departamento de Cirugía Cardiovascular y Torácica de la Universidad Johann Wolfgang von Goethe de Frankfurt. Desde entonces, la cirugía robótica o cirugía asistida por ordenador se ha convertido en una de las técnicas quirúrgicas más esperanzadoras de nuestro tiempo.El cirujano Joan B. Comes, Director de la División Robótica en PM trabaja para que los especialistas conozcan en profundidad el Robot quirúrgico daVinci. Nos cuenta que es un sistema robótico asistido informáticamente que amplía la capacidad del cirujano de operar  de forma menos invasiva. Consiste básicamente en una consola ergonómica que incorpora una pantalla de visualización, desde donde el cirujano controla e interactúa de forma remota, mediante dos manipuladores y varios pedales de control, una serie de cuatro brazos electromecánicos articulados. Paralelamente, el sofisticado equipo digitaliza con enorme precisión los movimientos de la mano del cirujano en la consola que, en tiempo real, son reproducidos fielmente por las extremidades del robot, corrigiendo temblores y llegando a lugares imposibles para la mano humana, gracias a su reducido diámetro.De todas maneras, para justificar la robótica en la cirugía mínimamente invasiva hay que recurrir a la historia. En 1904 Halsted propuso una definición para “enseñanza quirúrgica”. Si bien su trabajo era extremadamente detallista, el mensaje principal fue breve y significativo: “Ve una, realiza una y enseña una”. De acuerdo con esta frase se introdujo en cirugía un término importante, la “curva de  aprendizaje”,  que  significa  que  cuanto  menos  experimentado  sea  un  cirujano,  más errores cometerá durante los procedimientos quirúrgicos. Según la regla de Halsted, para convertirse  en  un  cirujano  experto no  hay  más  secreto  que  vencer  la  curva  de aprendizaje, por lo que el proceso de formación quirúrgica es muy largo.En la década de 1990, la cirugía laparoscópica modificó totalmente el estilo de las intervenciones  quirúrgicas.  A  medida  que  avanza  el  siglo  XXI,  esta  modalidad  está  en demanda por parte de los pacientes que desean cirugía mínimamente invasiva por sus enormes ventajas con relación a la cirugía abierta.Conviene por tanto conocer que entre sus ventajas se cuenta una menor anestesia, pérdida de sangre, dolor post-operatorio, menor trauma para el organismo, menos riesgo de infección y de cicatrices y sobre todo lo más deseable una hospitalización más corta y una vuelta a las actividades normales más rápida.No obstante, hay una serie de desventajas que no queremos pasar por alto, como es que a veces, frente a la cirugía abierta haya una visión limitada del campo operatorio y los inevitables detalles de aquellas personas que son más hábiles con las manos que con este tipo de tecnologías de alta precisión. Seguro.