Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Un estudio identifica un factor clave en el desarrollo del ojo seco

Hábitos como el uso de pantallas de visualización de datos (especialmente en jóvenes), la exposición a ambientes tóxicos (como el humo del tabaco) o efectos secundarios de cirugías, pueden favorecer la aparición de síntomas.

Redacción | Madrid | 09/07/2018

Un estudio identifica un factor clave en el desarrollo del ojo seco

Un estudio identifica un factor clave en el desarrollo del ojo seco / Redacción

El ojo seco es uno de los motivos principales de visita a las consultas de Oftalmología. Ahora un equipo de investigadores españoles de la Fundación de Investigación del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega de Oviedo, en colaboración con otras instituciones, indica que tratamiento de esta enfermedad podría cambiar y dirigirse a dianas terapéuticas más específicas y eficaces.

Según explica el Dr. Jesús Merayo Lloves, director del Instituto Universitario Fernández-Vega e investigador principal en esta patología, en los últimos años la prevalencia de esta enfermedad ha aumentado en nuestro medio. Hábitos como el uso de pantallas de visualización de datos (especialmente en jóvenes), la exposición a ambientes tóxicos (como el humo del tabaco) o efectos secundarios de cirugías, pueden favorecer la aparición de síntomas. También es frecuente encontrar pacientes con ojo seco en el contexto de enfermedades de la piel como la rosácea y enfermedades autoinmunes como las reumáticas o hipotiroidismo.

En opinión del Prof. Luis Fernández-Vega, Presidente de la Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO), uno de los retos más importantes en el marco del ojo seco es la educación sanitaria “sobre un problema que afecta a millones de personas”. Esta educación debe estar dirigida no solo al paciente sino también a todos los profesionales sanitarios que se pueden encontrar con esta enfermedad. “Con esta educación se evitarían los factores de riesgo y se diagnosticaría la enfermedad en etapas menos graves”, ha valorado.

El Dr. Ignacio Alcalde, investigador de esta patología en la Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO), ha recordado que el origen de la enfermedad es difícil de determinar, ya que los síntomas se presentan en ocasiones a partir de otras patologías como condiciones autoinmunes o lesiones después de una cirugía. No obstante, ha aclarado que el envejecimiento parece ser el factor principal y que más peso aporta, que se puede agravar con la condicionante del género (las mujeres son más proclives a desarrollar la enfermedad) o agentes ambientales locales.

Los doctores Jesús Merayo e Ignacio Alcalde forman parte del equipo de investigación que ha conseguido identificar un factor que se perfila como desencadenante de la inestabilidad en la superficie ocular asociada al ojo seco. Su investigación, desarrollada en el Instituto Universitario Fernández-Vega de Oviedo, ha sido publicada en la prestigiosa revista científica Journal of Comparative Neurology, y es un ejemplo de colaboración público-privada.

Sus hallazgos pueden suponer un auténtico cambio de paradigma en este campo, ya que identifican como causa de la sintomatología una alteración de la inervación de la córnea, lo que podría orientar el tratamiento a la prevención buscando efectos neuroprotectores.