Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SE HA VUELTO VIRAL EN REDES

La famosa 'chica del tranvía' de Murcia responde a la carta: "Te ignoré. Te rechacé. ¿Qué esperabas?"

'Yo soy la chica del tranvía', así titula la joven su carta, en la que cuenta cómo fue el encuentro con el murciano. "Si de verdad quieres sacarme una sonrisa, deja de buscarme. Déjame. No insistas más", pide.

antena3.com | Madrid
| 28/04/2017
La respuesta de la chica del tranvía

La respuesta de la chica del tranvía / Twitter

La famosa 'chica del tranvía' de Murcia ha respondido al joven que empapeló las farolas del centro de la ciudad con una carta para intentar localizarla. La respuesta de la joven a la que busca Sergio Moreno circula desde este jueves en las redes sociales.

'Yo soy la chica del tranvía', así titula la joven su carta, en la que cuenta cómo fue el encuentro con el murciano. "Solo quería llegar a casa a dormir después de las fiestas. Estaba agotada. Sin embargo, no hay descanso para las mujeres, ni siquiera en el transporte público", relata.

Según publica la Opinión de Murcia, la carta se ha vuelto viral en las redes sociales. La 'chica del tranvía' reconoce que no le extrañó que la mirase ya que "no es la primera vez, pero nunca te acostumbras". "Prestas atención a tu alrededor, valoras el riesgo de la situación, esperas que no se te acerque y cuando llegas a casa escribes a tus amigas para que sepan que estás bien", explica.

"No dejabas de mirarme, y eso asusta. Así que cuando te miraba, te desafiaba", continúa el escrito. La joven quería que viese su "hostilidad" para que ni se le ocurriera acercarse. "¿Estás loco? Te ignoré. Te rechacé. ¿Qué esperabas?", le pregunta.

La carta finaliza asegurando que lo que ha hecho Sergio Moreno es más una declaración de acoso que de amor. "Si de verdad quieres sacarme una sonrisa, deja de buscarme. Déjame. No insistas más", concluye.