Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

POLÉMICA EN REDES

Críticas a un concejal socialista de Zaragoza por echarse la siesta durante un pleno del ayuntamiento

Podemos ha difundido en las redes sociales la foto de un concejal socialista descansando en un sofá mientras se celebraba el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza con el texto "Impresentable el concejal socialista". Desde el PSOE dicen que el político "padece problemas de salud y problemas de sueño".

ondacero.es | Madrid | 30/07/2018

El concejal, recostado en un sofá

El concejal, recostado en un sofá / Twitter

Roberto Fernández es el portavoz adjunto del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza. Lleva en política desde hace más de treinta años, pero se acaba de hacer famoso en toda España por echar una cabezada el pasado viernes en una sala contigua al pleno. La foto se ha difundido por las redes sociales y whatsapp, desatando una oleada de críticas.

"Estuvo por lo menos cuarenta minutos de siesta mientras estábamos en pleno y el alcalde estaba hablando", denuncian desde Zaragoza en Común, el partido del gobierno municipal, que lamenta "la actitud poco edificante" de Roberto Fernández.

 

Pero en el PSOE explican que el político tiene "problemas de salud y problemas de sueño" y se sintió indispuesto. "Salió cinco minutos del pleno, que duró diez horas, porque sintió una bajada de tensión y tenía que descansar algo", aseguran los socialistas. En el partido insisten en que Fernández no se escondió y la sala escogida estaba a la vista de todo el ayuntamiento, ya que se usa en ocasiones como sala contigua al pleno para servir comida o café durante las sesiones.

El pleno zaragozano del viernes no fue precisamente tranquilo. Los representantes de Podemos y PSOE se lanzaron acusaciones como “payaso”, “fascista”, “caradura” u “homófobo”, según cuenta Heraldo. Normal que Fernández necesitase algo de tranquilidad.