Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Tres apicultores y un guarda para capturar a los insectos

Unas 20.000 abejas siguen a un coche en cuyo maletero quedó atrapada su reina

Carol Howarth, de 65 años, fue sorprendida cuando un enjambre de más de 20.000 abejas persiguieron su coche porque la reina se había quedado atrapada en su maletero. Para capturar a los insectos, fueron necesarios los esfuerzos de un equipo de tres apicultores, un guarda y miembros del público de una reserva nacional.

ondacero.es | Madrid | 25/05/2016

Unas 20.000 abejas siguen a un coche en cuyo maletero quedó atrapada su reina

Unas 20.000 abejas siguen a un coche en cuyo maletero quedó atrapada su reina / Tom Moses / BBC

El incidente con la abeja reina ocurrió poco después de que ella hubiera aparcado el coche en el centro de la ciudad de Haverfordwest, en Gales Occidental, antes de ir de compras a la hora del almuerzo del pasado domingo.

Al hablar sobre este asunto, la mujer explicó que "nunca había visto algo así", según publica 'The Telegraph'. De hecho, muchos transeúntes que vieron la escena se pararon a hacer fotografías.

Tom Moisés, de 41 años, fue el que dio la voz de alarma cuando vio el enjambre en el coche aparcado fuera del pub Three Crowns en Haverfordwest, y preocupado por que los insectos pudieran ser destruidos con pesticidas, se puso en contacto con dos miembros de la Asociación de Apicultores de Pembrokeshire.

"Estaba un poco preocupado porque alguien podría hacer algo estúpido y resultar herido o hacer daño a las abejas", explicó Moisés, al que los insectos picaron posteriormente en la cabeza, el cuello y detrás de las orejas.

Sin embargo, Howarth volvió a casa creyendo que el problema había sido resuelto, pero el lunes descubrió que el enjambre la había seguido y su coche estaba de nuevo cubierto por abejas, por lo que tuvo que volver a ponerse en contacto con los apicultores, que finalmente resolvieron el problema.