Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

el presunto agresor fue detenido en valencia

Viola a una menor en un crucero entre Mallorca y Valencia y queda libre por no residir en España

La menor de 17 años y nacionalidad británica denunció la agresión sexual que fue corroborada por los médicos del barco. A pesar de ello, el presunto violador, un joven italiano, quedó en libertad al no residir en España y haber ocurrido los hechos en aguas internacionales.

ondacero.es
  Madrid | 13/04/2019
Imagen de archivo de un crucero

Imagen de archivo de un crucero / Pixabay

La Policía Nacional ha detenido en Valencia a un joven de nacionalidad italiana por agredir sexualmente de una menor a bordo de un crucero. La víctima asegura que los hechos se produjeron cuando el barco surcaba las aguas del Mediterráneo, entre Mallorca y Valencia.

Según publica el diario El Levante, al producirse el delito en aguas internacionales, el acusado ha sido puesto en libertad sin cargos. Esto se debe a que la ley española de Justicia Universal fue derogada, lo que habría permitido enjuiciar el asunto en España.

Según publica el diario, el detenido abordó a la adolescente, de 17 años, y la introdujo a la fuerza en su camarote, donde la agredió sexualmente. Según ha relatado la víctima y han podido comprobar los médicos, se trata de una violación.

Al llegar al destino, el capitán del barco alertó a las autoridades de que una de las pasajeras había sido violada por un hombre que iba a bordo del barco, a quien ya habían identificada. La joven, por su parte, se dirigió a una comisaría para formalizar la denuncia.

A pesar de que era un delito cometido por un extranjero y en aguas internacionales, el juez de guardia de Valencia pudo tener jurisdicción sobre los hechos al tratarse de una menor. Sin embargo, para que pudiera llevarse el caso ante los tribunales valenciano, el hombre debía tener residencia en España.

Para saber si cumplía con esos requisitos, el juzgado ordenó a la Policía que detuviese al sospechoso y que comprobase si tenía alguna casa a su nombre en territorio español.

Cuando el presunto autor de los hechos volvió al crucero, tras hacer una visita por Valencia, fue detenido por la policía. Los agentes investigaron si disponía de algún domicilio en España y finalmente no encontraron nada, por lo que tuvo que quedar en libertad.