EXPLOTACIÓN SEXUAL

Treinta y siete detenidos por explotar sexualmente a diez menores tuteladas

La Policía Nacional ha detenido a los treinta y siete integrantes de una banda que explotaba sexualmente a diez menores tuteladas por la Comunidad de Madrid y la provincia de Guadalajara. Según han informado fuentes policiales, también las obligaban a consumir y distribuir sustancias estupefacientes.

ondacero.es

Madrid | 03.01.2022 14:07

La Policía Nacional está llevando a cabo una operación en Madrid contra la explotación sexual de mujeres
La Policía Nacional está llevando a cabo una operación en Madrid contra la explotación sexual de mujeres | EFE

La Policía Nacional ha detenido a los treinta y siete integrantes de una banda que explotaba sexualmente a diez menores tuteladas por la Comunidad de Madrid y la provincia de Guadalajara. Según han informado fuentes policiales, eran obligadas a consumir y distribuir sustancias estupefacientes.

La mayoría de los integrantes de la banda son de origen dominicano y, habiendo pasado a disposición judicial, el juez ha decretado el ingreso en prisión de ocho de ellos. Entre los arrestados se encuentra un hombre ecuatoriano de 65 años, que además ha sido acusado de matar a otro hombre de un puñetazo el día 12 de agosto de 2021 en la avenida de Monte Igueldo, en el distrito madrileño de Puente de Vallecas. Otro de los detenidos es un cantante de rap, conocido como Saymol Fyly, que en YouTube cuenta con más de 150.000 suscriptores en su canal.

Por su parte, cuando la Policía Nacional liberó a las víctimas, ocho de ellas reingresaron en los centros tutelados: cinco en régimen abierto y tres en régimen cerrado. En cuanto a las otras dos jóvenes, cabe destacar que una de ellas ya ha cumplido la mayoría de edad y la otra ha regresado con su familia.

El procedimiento de la investigación

La investigación se inició el pasado mes de abril, cuando los agentes descubrieron que una menor se fugaba con asiduidad de su lugar de residencia, un centro tutelado de la Comunidad de Madrid. Descubrieron que durante sus ausencias mantenía relaciones sexuales con personas mayores de edad a cambio de dinero o de sustancias estupefacientes, y conforme la investigación avanzaba, comprobaron que otras ocho compañeras del centro también realizaban las mismas fugas con el mismo objetivo.

Según han informado fuentes policiales, al final dieron con otra joven que procedía de un centro de Guadalajara y que, asimismo, era sometida a la misma explotación.

Captación basada en engaños

Los integrantes de la banda contactaban con ellas a través de redes sociales donde se ganaban su confianza para, posteriormente, explotarlas sexualmente al ofrecer sus servicios sexuales a clientes a los que suministraban sustancias estupefacientes. En algunas ocasiones, les obligaban a distribuir la droga a bordo de patinetes y, tras la entrega, eran agredidas sexualmente por los propios consumidores. En otros casos, los propios detenidos las trasladaban al polígono Marconi donde ofrecían a los compradores de la droga mantener relaciones sexuales con ellas.

Una de las menores permaneció durante tres días encerrada en una habitación de un narcopiso del distrito de Usera, regenteado por una de las detenidas. Allí el procedimiento fue el mismo: cuando llegaban los clientes para adquirir su dosis, la mujer les ofrecía tener sexo con la menor.

En un momento de descuido, la víctima logró zafarse y pidió ayuda en un estanco próximo, desde donde avisaron a la Policía Nacional. No obstante, los agentes descubrieron que uno de los responsables de este entramado criminal ya había solicitado los servicios de una de las menores, de modo que llamó a un vehículo con conductor para que la trasladase desde el narcopiso hasta su vivienda donde otros tres hombres abusaron sexualmente de la joven.

Abusos sexuales en un zulo escondido en una peluquería

Tras identificar a todas las personas implicadas -tres de ellas mujeres-, a finales del pasado año se desarrolló un operativo policial para su detención en el que participaron unos ciento cincuenta agentes de la Policía Nacional. Entre los registros realizados en domicilios y viviendas ocupadas, destaca una peluquería de Puente de Vallecas que contaba con un zulo oculto sin iluminación y con una cama donde supuestamente se ejecutaban las agresiones sexuales.

Los investigadores llegaron a este zulo gracias a que una de las víctimas realizó un croquis muy detallado, a mano alzada, con el que pudieron localizarlo. Además, los agentes descubrieron una cámara fotográfica que está siendo analizada para comprobar si contiene material pornográfico de las menores. Asimismo, la Policía ha incautado multitud de sustancias estupefacientes válidas para su venta y consumo, un arma de fuego, un machete, dinero en efectivo y diverso material informático.

Por su parte, a los arrestados se les acusa de los delitos de agresión sexual, prostitución de menores, tenencia de pornografía infantil, detención ilegal y delito contra salud pública.

La Comunidad de Madrid niega que estuvieran bajo su tutela

La Comunidad de Madrid ha negado este lunes las menores explotadas estuvieran bajo su tutela previamente.

Desde el Ejecutivo Regional han informado que una de ellas sí que está ahora en uno de esos centros de menores para "alejarla de esas redes".

Frente a estas declaraciones, fuentes de la investigación policial han indicado a EFE que nueve de las menores estaban tuteladas en centros de la Comunidad de Madrid y otra en Guadalajara.