Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

costó la vida al zaragozano Víctor Lainez

Rodrigo Lanza, declarado culpable de homicidio imprudente en el "crimen de los tirantes"

El tribunal popular que ha juzgado a Rodrigo Lanza en la Audiencia Provincial de Zaragoza ha declarado al acusado culpable de un delito de lesiones con imprudencia y resultado de muerte, que costó la vida al zaragozano Víctor Laínez en diciembre de 2017.

Europa Press
 |  Madrid | 15/11/2019

Se trata del denominado 'crimen de los tirantes' porque el fallecido llevaba esa prenda con los colores de la bandera de España cuando sucedieron los hechos, que tuvieron lugar durante la madrugada del 8 de diciembre de 2017, en el bar 'Tocadiscos' de Zaragoza.

El juicio comenzó el pasado 4 de noviembre con las intervenciones de la fiscal, los abogados de la acusación y la defensa, así como el acusado, quien respondió únicamente a las preguntas de su abogado. La vista se prolongó hasta este martes, día 12, compareciendo 16 peritos y 34 testigos. El jurado ha estado formado por nueve personas y ha deliberado a lo largo de este miércoles y jueves.

El Ministerio Fiscal, la acusación particular, ejercida por la familia de Laínez, y la acusación popular, que representa Vox, han solicitado una pena de 25 años de prisión por asesinato con las agravantes de alevosía y motivación ideológica. Por su parte, abogado de la defensa, Endika Zulueta, había solicitado la absolución.

Según el relato de la fiscal, durante la madrugada del 8 de diciembre de 2018, Lanza entró en el bar 'El tocadiscos' de la capital aragonesa, acompañado de tres personas y, en un momento dado, uno de ellos reconoció a Víctor Laínez "como persona conocida de ideología de ultraderecha", lo que tensó, puso nervioso y molestó a Lanza, de ideología "completamente contraria".

Lanza decidió aproximarse y le reprochó su ideología a Laínez, llamándole "facha, fascista" y afirmando que no querían "gente de esas características en esa zona", tras lo que parece que Laínez le contestó que era "sudaca" y que se volviera a su país, según el relato de la Fiscalía. Lanza es originario de Chile.

Cuando Lanza y sus tres acompañantes salían del establecimiento, hubo de nuevo un "cruce de palabras" en las puertas del bar, tras lo que Laínez entró y se sentó y Lanza salió a la calle. No obstante, en un momento determinado Lanza volvió a entrar y le atacó, golpeándole por detrás de la oreja derecha, según la fiscal.

En su exposición, el Ministerio Fiscal resaltó que los forenses estiman que Lanza utilizó un objeto contundente por la intensidad del traumatismo, pero el objeto no fue encontrado. La fiscal dejó claro que Laínez no tuvo "capacidad de defensa alguna", de ahí que lo consideró un ataque con alevosía.

Después de este golpe, Laínez se quedó "inconsciente e inmóvil" en el suelo, pero Lanza no cesó y le propinó "patadas", se agachó y le dio "puñetazos en el rostro", hasta que le dijeron que parara, momento en el que se levantó, se fue y desapareció del lugar.

Víctor Laínez falleció cuatro días después de sufrir la agresión y Lanza fue detenido el día 11 de diciembre de 2017 por la Policía Nacional. Desde entonces y hasta 15 día antes del juicio, ha estado en régimen de aislamiento en la prisión de Zuera.

El abogado de la familia de Laínez, Juan Carlos Macarrón, ha argumentado durante el juicio que el origen de la agresión "fue ideológico" y que se ha intentado "confundir con una pelea", pero "nadie retenía" a Lanza y sus acompañantes cuando salían. Macarrón hizo suyo el relato de la fiscal.

En representación de la acusación popular de Vox, el abogado David Arranz no quiso "criticar, ni defender unas ideas políticas", sino "velar por que se haga justicia" y señaló que Laínez "estaba tranquilamente en la barra de un bar, sin meterse con nadie", cuando Lanza le indicó que era de ideología contraria y eso le bastó "para amenazarle".

"El extremismo ideológico le motiva para acercarse a una persona que no conoce de nada, amenazarle y darle muerte", dijo Arranz, proclamando que "ha habido un asesinato" y por eso propuso la agravante de ensañamiento. Por su parte, el abogado de la defensa, Endika Zulueta, había pedido la absolución porque la versión de las acusaciones "chirría", al tiempo que consideró que "no hay razones políticas" en lo ocurrido.

En su declaración en el juicio, Lanza dijo que "en ningún momento" vio los tirantes con la bandera de España que llevaba la víctima, a la que golpeó "de frente" porque le salió "con un cuchillo", por lo que solo actuó para defenderse.

También te interesa...

Analizamos el juicio a Rodrigo Lanza por el conocido 'crimen de los tirantes': "No se juzga ninguna ideología, sino unos hechos"