SALUD

Los riesgos y las enfermedades crónicas que puedes padecer si te acuestas demasiado tarde

Según un estudio los noctámbulos tienen mayor riesgo de padecer enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

Los riesgos y las enfermedades crónicas que puedes padecer si te acuestas demasiado tarde
Los riesgos y las enfermedades crónicas que puedes padecer si te acuestas demasiado tarde | Pixabay

Un estudio publicado en la revista 'Experimental Physiology', ha concluido que las personas que se van más tarde a la cama tienen más riesgos de padecer enfermedades como la diabetes tipo 2 y enfermedades cardiacas.

El estudio reflejó que las personas noctámbulas eran más sedentarias y quemaban menos grasa en reposo mientras estaban activas a diferencia de los que se acuestan pronto. Además, los noctámbulos también mostraron ser más propensos a ser resistentes a la insulina, lo que se traduce en que sus músculos requerían más de esta hormona para poder obtener la energía que necesitaban.

"La insulina le dice a los músculos que sean una esponja y absorban la glucosa en la sangre" explica Steven Malin, autor principal del estudio y profesor asociado del departamento de kinesiología y salud de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

"Piensa en ello como en el agua de un grifo: abres el agua y una gota toca la esponja y se absorbe inmediatamente" explica Malin, que dice que si no se involucran los músculos en la actividad diaria les pasaría como a la esponja que se quedaría seca y dura como una piedra.

Así, a las personas que se acuestan demasiado tarde, este cronotipo de sueño puede llegar a afectarles de manera que si el cuerpo resiste a la insulina pueden desarrollar enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

Los investigadores controlaron el nivel de actividad de 51 personas sin enfermedades cardíacas y diabetes en cronotipos matutinos o vespertinos, en función de sus preferencias de sueño. Los participantes siguieron una dieta controlada y pasaron la noche en ayunas mientras se estudió su actividad durante una semana.

Dormirse tarde afecta al ritmo circadiano

Todos tenemos un reloj interno que determina cuándo nos despertamos, cuándo nos vamos a dormir y cómo fluctúa nuestra energía a lo largo del día. Este reloj corporal regula la liberación de melatonina para favorecer el sueño y cesa su producción para que nos despertemos.

En los noctámbulos, el ritmo circadiano segrega melatonina mucho más tarde que a los madrugadores, lo que hace que las mañanas sean más lentas y que el pico de actividad y alerta se produzca más tarde. En cambio, en los madrugadores el reloj interno del cuerpo libera melatonina mucho antes de lo normal dando energía para estar más activo en las mañanas.

Según los expertos este cronotipo de sueño también afecta al desempeño escolar, la productividad, el funcionamiento social y los hábitos de vida. En cambio, el cronotipo de sueño de los madrugadores hace que sean personas más activas y rindan más en los estudios, además de tener menos riesgos de desarrollar enfermedades.

El mismo estudio señala que las personas noctámbulas pueden sufrir más riesgos de consumir alcohol, cafeína, tabaco, y son más propensas a saltarse comidas como el desayuno además de comer más tarde. "Los cronotipos más tardíos tienen una mayor grasa corporal localizada más en el estómago o en la región abdominal, una zona que muchos profesionales de la salud creen que es peor para nuestra salud", dijo el autor Steven Malin.