SALUD

Por qué pica la piel después de la ducha y cómo evitarlo

El picor en la piel que experimentan algunas personas tras darse una ducha puede llegar a ser muy molesto y estar provocado por varios motivos. Te explicamos cuáles.

EGA

Madrid | 06.08.2022 15:43

Imagen de archivo de una ducha.
Imagen de archivo de una ducha. | Pixabay

Algunas personas experimentan un picor intenso tras darse una ducha. Esta sensación tan molesta puede hacer que caigan en la tentación de rascarse para intentar aliviar el picor, pero esta acción no es nada recomendable y solo hará que se agrave el problema.

Este efecto en la piel lo causa el prurito acuagénico, una condición caracterizada por la sensación intensa de picor en la piel provocada por el contacto con el agua. La respuesta conductual al prurito es el rascado, una técnica muy perjudicial ya que su repetición lesiona la barrera cutánea y produce nuevas lesiones en la piel.

Los síntomas del prurito aparecen después del contacto con el agua y la sensación de picor puede durar de 15 minutos a una hora o incluso más. Actualmente, hay muy poca investigación al respecto, ya que se desconoce la causa que provoca está reacción en la piel, pero sí se han identificado algunos factores que pueden desencadenarla. Tampoco debemos descartar que el prurito acuagénico sea síntoma de otras enfermedades, por lo que es recomendable acudir al médico para descartar posibles afecciones más graves.

Factores causantes del prurito acuagénico y cómo evitarlo

La cal

La cal irrita la piel y en algunas zonas, el agua pude contener más cantidad de esta sustancia. En este caso, sería recomendable instalar un descalcificador o filtro en casa para rebajar la dureza del agua.

Geles de baño

Algunos geles de ducha son poco respetuosos con nuestra piel. El ph de la piel es de 5,5, mientras que los jabones lo tienen entre 7 y 10. Este desfase puede dañar el manto hidrolipídico de la piel y alterar su función barrera, provocando irritaciones, sequedad y prurito.

Utilizar productos que sean lo más naturales e inocuos posibles nos ayudará a prevenir irritaciones y reacciones molestas en la piel.

Temperatura del agua

Los cambios bruscos de temperatura también pueden irritar la piel. Por eso, es aconsejable ducharse con agua templada, ni muy fría ni muy caliente, similar a la temperatura corporal.

Fibras sintéticas en la ropa

El uso de ropa con fibras sintéticas también está relacionado con el prurito acuagénico. Razón por la cual es recomendable, siempre que sea posible, apostar por prendas de algodón o fibras orgánicas.