alimentación

Por qué debes comer un gran desayuno cada mañana: estos son sus beneficios

Un estudio de la Universidad de Aberdeen explica los beneficios de hacer un desayuno más abundante en comparación con el resto de comidas del día

ondacero.es

Madrid | 16.09.2022 22:00

Por qué debes comer un gran desayuno cada mañana: estos son sus beneficios
Por qué debes comer un gran desayuno cada mañana: estos son sus beneficios | Pixabay

Un buen desayuno y una cena más ligera podría ayudar en una pauta de pérdida de peso al hacer que se tenga menos hambre durante el día, señala un estudio de la Universidad de Aberdeen.

Los científicos controlaron con precisión las comidas de las personas analizadas en el estudio, para comparar las diferencias entre los que disfrutaban de un gran desayuno y los que por contra, consumían más comida en la cena. El apetito era notablemente menor después de los grandes desayunos, lo que facilitaba una dieta más moderada el resto del día.

Los investigadores han analizado como nuestras ingestas varían en función de nuestro reloj interno y las consecuencias que tiene en nuestro cuerpo. Una de las conclusiones es que la noche es un mal momento para comer copiosamente, porque interfiere en nuestros biorritmos y altera el sueño.

El estudio se ha servido de 30 voluntarios que durante dos meses han tenido una dieta preparada, consistente en desayuno, comida y cena con un menú de 1700 calorías aproximadamente.

El primer mes, la mitad de esas calorías se ingerían solo en el desayuno. En el segundo, se invirtió el menú, y la cena era la ingesta con mayor aporte calórico.

Los resultados, publicados en la revista Cell Metabolism, no encontraron diferencias entre las dos pautas en la cantidad de calorías quemadas, en la tasa metabólica en reposo o en la cantidad de peso que perdieron. Pero sí descubrieron una circunstancia muy particular. El mes que el desayuno era la comida más abundante, los niveles de apetito de los voluntarios descendieron notablemente durante el resto del día. En cambio, cuando se esperaba a la cena para esa mayor ingesta, la sensación de hambre durante el día aumentaba considerablemente.

Los desayunos del estudio incluían batidos, yogures, huevos, salchichas y champiñones, y un alto aporte proteico para conseguir mayor saciedad. .

El Dr. Duane Mellor, dietista de la Universidad de Aston, asegura que hay que ser consciente de los momentos en los que tenemos más apetito. Si eso es en la mañana, entonces tener un desayuno más contundente puede ayudarnos a controlar el apetito el resto del día.