Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PRIMERA HOMILÍA DEL NUEVO PONTÍFICE

El Papa Francisco: "Sin la Cruz de Cristo, somos mundanos, no discípulos"

En la misa que ha cerrado el Cónclave en la Capilla Sixtina, Francisco ha dicho que "obispos, cardenales, papas" son "mundanos pero no discípulos de Cristo" cuando caminan "sin llevar la Cruz".

Agencias | Madrid | 14/03/2013

El papa Francisco saluda al salir de la basílica de Santa María la Mayor en Roma

El papa Francisco saluda al salir de la basílica de Santa María la Mayor en Roma / EFE

"Cuando caminamos, edificamos y confesamos sin llevar la Cruz de Cristo, obispos, cardenales, papas, somos mundanos pero no discípulos de Cristo", ha dicho el Papa Francisco en su primera homilía en italiano. Ha sido durante la Misa que cierra el Cónclave en la Capilla Sixtina.

Así, el Pontífice ha asegurado que hay que "tener el coraje de caminar con la Cruz del Señor y edificar la Iglesia sobre la sangre de Cristo y de confesar la única gloria: Cristo crucificado". Ha dicho que si la Iglesia no proclama a Jesús "nos convertiremos en una ONG piadosa, pero no en la esposa del Señor".

Estas han sido las palabras de la primera homilía del Papa Francisco con los cardenales en la Capilla Sixtina. La primera Misa del papa Francisco se ha desarrollado en latín, con algunas lecturas en italiano.

La Misa ha comenzado a las 17.00 horas, y se ha convertido en la primera ceremonia presidida por el nuevo Pontífice. Los 115 cardenales electores han llegado a la Capilla Sixtina de dos en dos y se han acercado a besar el altar precedidos por la Cruz.

Detrás de los purpuradas, ha llegado el Papa Francisco, que se ha acercado al altar y también lo ha besado. Después, ha dado una vuelta al altar con el incensario. Algunos cardenales han juntado las manos hacia el cielo al rezar, mientras que el Pontífice lo ha hecho con la cabeza inclinada y las manos juntas.