REINO UNIDO

Muere de sepsis un joven británico después de llamar 25 veces a su médico para pedir cita

Toby Hudson, de 19 años, intentó hasta en 25 ocasiones que le atendieran en su centro de salud y cuando finalmente lo consiguió le dijeron que su médico no le atendería hasta 48 horas después.

ondacero.es

Madrid | 27.02.2021 18:53

Imagen de una ambulancia con sanitarios en Reino Unido
Imagen de una ambulancia con sanitarios en Reino Unido | EFE

Un joven universitario de 19 años ha muerto en Reino Unido por falta de asistencia médica. Toby Hudson falleció de sepsis, enfermedad potencialmente fatal que se produce por una reacción del cuerpo ante una infección, después de llamar 25 veces a su centro de salud para pedir cita con su médico de cabecera.

Según publica 'The Mirror', Toby intento contactar reiteradamente con el centro de salud pero, debido a un problema en la línea telefónica, no atendieron sus llamadas.

Finalmente, un día y 25 intentos después, respondieron a su llamada, aunque le comunicaron que su médico de cabecera no le podía atender hasta 48 horas después.

Un problema burocrático fue el motivo que le dieron a Toby para no atenderle de urgencia. El joven estaba registrado en un centro de salud de Southampton, ciudad a la que se había mudado para estudiar, por lo que tenía que esperar dos días para volver a registrarse en el centro de salud de su ciudad natal, Weymouth, o para poder acudir al centro médico de urgencia y sin cita previa.

Sin embargo la gravedad de la enfermedad le provocó la muerte a las pocas horas, un día después después de que le negasen la cita de urgencia en el centro de salud Wyke Regis & Lanehouse Medical Practice en Weymouth, Dorset.

Toby regresó a casa de sus padres en Weymouth después tener ataques de tos durante dos meses, además de tener las amígdalas "hinchadas" y dolor de garganta. Sus padres le recomendaron ir al médico y ,según la investigación, después de negarle la cita con el doctor de cabecera hasta dos días después, quien reconoció al joven fue una enfermera en prácticas, que le diagnosticó amigdalitis por error y le recetó antibióticos.

Tras la muerte del estudiante, el doctor Matthew Brook, socio de Wake Regis & Lanehouse Medical Practice, ha reconocido que el centro tuvo problemas con el sistema telefónico debido a la saturación de llamadas y de pacientes.

Asimismo, la enfermera que atendió a Hudson ha defendido que este "no mostraba ningún signo de sepsis", sino signos relacionados con la amigdalitis.