Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN TERRASSA

El mosso que ha matado a su expareja llevaba meses acosándola

El mosso d'esquadra que se suicidó ayer tras matar de un disparo a su expareja en Terrassa (Barcelona), en un crimen que ha conmocionado a la población, no tenía antecedentes judiciales por violencia machista, aunque llevaba meses acosando a la víctima para que volviera con él.

ondacero.es | EFE
Madrid | 19/01/2020
Concentración en apoyo a la asesinada en Terrassa

Concentración en apoyo a la asesinada en Terrassa / EFE

El Ayuntamiento de Terrassa ha decretado este domingo tres días de luto oficial por el asesinato de Judit, la tercera mujer asesinada en un crimen machista en España en las tres semanas escasas que llevamos de año, una joven de 29 años que vivía con su madre desde que rompió con el policía que la mató.

El crimen de Terrassa no solo ha golpeado a los vecinos de la víctima, sino también al cuerpo de Mossos d'Esquadra, donde el agente trabajaba en tareas de seguridad ciudadana, destinado precisamente al área básica policial de la demarcación policial.

Ayer por la tarde, hacia las 21:30 horas, el mosso d'esquadra esperó a la víctima en su coche a las puertas del edificio donde ella residía, se coló en el garaje aprovechando que ella entraba con su automóvil después de hacer unas compras en el supermercado y le disparó con su arma reglamentaria, tras lo que se suicidó de un tiro.

Según el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), no constan antecedentes judiciales de violencia entre el agente y su expareja, quienes habían convivido juntos hasta que hace unos meses la mujer decidió poner fin a la relación.

Desde entonces, han explicado a Efe familiares de la víctima, el mosso d'esquadra llamaba continuamente a Judit, la perseguía y la acosaba para convencerla de que volviera con él, a lo que la joven se negaba.

Este último crimen machista ha dado pie a numerosas muestras de repulsa. En Terrassa, centenares de vecinos han guardado este mediodía un minuto de silencio en memoria de la víctima ante las puertas del edificio consistorial, donde las banderas ondean a media asta y la fachada luce lazos de color negro y violeta.

La nueva delegada del Gobierno contra la violencia de género, Victoria Rosell, ha considerado en su cuenta de Twitter que "la clave es la prevención: la educación en igualdad. Pero los machistas prefieren acabar con ella".