ley de libertades sexuales

Ley del 'Solo sí es sí': en qué consiste y cuál es la postura de cada partido sobre la prostitución

El PSOE y Unidas Podemos han mostrado posturas distintas en cuanto a la prostitución, lo que hizo peligrar que saliera adelante

ondacero.es

Madrid | 19.05.2022 09:53 (Publicado 19.05.2022 05:04)

Ley del 'Solo sí es sí': en qué consiste y cuál es la postura de cada partido sobre la prostitución
Ley del 'Solo sí es sí': en qué consiste y cuál es la postura de cada partido sobre la prostitución | EFE

El pasado mes de julio el Gobierno dio luz verde al proyecto de ley conocido como 'sólo sí es sí' que cambiaría la forma en la que se juzgan los delitos sexuales.

Ejes de la ley de 'solo sí es sí'

El proyecto fue aprobado en el Consejo de Ministros tras 16 meses de discusión. El texto amplía el concepto de violencia sobre la mujer y define el consentimiento expreso: "Solo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente, mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona".

La ley elimina los abusos sexuales del Código Penal porque considera que todo acto sexual sin consentimiento supone una agresión sexual, algo que el movimiento feminista solicitaba desde el caso de la violación múltiple de la Manada. Además, explicaba Irene Montero que "el delito de violación ya no solo se reservará a casos en que concurra violencia o intimidación".

La por entonces ministra portavoz, María Jesús Montero, explicaba que la ley pone a las víctimas en el centro de la acción pública y para ellos se reforzará todo el proceso. Desde la sensibilización, el acompañamiento y la reparación a la educación tnto en escuelas como en familias.

La ley del solo sí es sí que penaliza el proxenetismo no coactivo (no violento) y también a quien se lucre con el alquiler de locales destinados a favorecer la explotación de la prostitución (la tercería locativa). El asunto de la prostitución ha hecho que desde el ministerio de Igualdad duden de sí finalmente iba a salir adelante por su diferencia con el PSOE.

Postura del PSOE: endurecer castigos para caminar hacia la abolición

Los socialistas se mostraban partidarios de medidas encaminadas a abolir por completo la prostitución y que se castigue a todo aquel que se lucre por cualquier vía de la prostitución aunque no haya relación de explotación. Fuentes del PSOE aseguran que la prostitución es una forma de violencia sexual contra las mujeres y que el partido entiende que la ley que aborda la violencia sexual y que pretende garantizar la libertad sexual, como la ley solo sí es sí, tenía que tipificar penalmente el proxenetismo y la tercería locativa "de forma que enfrentase la impunidad que existe ante el lucro de la prostitución de mujeres.

Otras posturas

Otros partidos como ERC, Bildu, En Comú Podem, Junts o la CUP, em cambio se mostraban a favor de suprimir estos artículos para poner en relieve la libertad sexual de mujeres que deciden prostituirse.

El grupo socialista ha decidido retirar la enmienda relativa a la prostitución en la ley del solo sí es sí con el fin de salvar esta norma, por lo que previsiblemente saldrá adelante en la Comisión de Igualdad pese al voto en contra del PP. Fuentes socialistas han precisado que han tomado esta decisión porque hay grupos que han hecho un "ejercicio de responsabilidad", ya que quieren que salga adelante esta ley, pero no son partidarios de abordar ahora el debate de la prostitución.

Las mismas fuentes advierten de que "a quien le correspondía cerrar estas negociaciones es al Ministerio de Igualdad y a Unidas Podemos y no al PSOE".

¿Y el Partido Popular?

Fuentes del PP vinculan la decisión del PSOE a la presión de su socio de Gobierno en el Congreso ya que una vez que los populares iban a apoyar esa enmienda, los aliados de la investidura de Pedro Sánchez amenazaban con echarla atrás. No obstante, el PP había anunciado pocos minutos después de empezar la comisión que también rechazarían el dictamen.

Desde Unidas Podemos han instado al PSOE a aplazar el debate y abordarlo en otro proyecto en una futura ley específica para este asunto.