Corinna Larsen

Juan Carlos I pidió matrimonio a Corinna Larsen y le donó 65 millones de euros un mes antes de su abdicación

En junio de 2014, el emérito le habría pedido matrimonio a Corinna, un mes antes de su abdicación.

ondacero.es

Madrid | 03.08.2021 20:26

Corinna
Corinna | La Sexta

El emérito, Juan Carlos I, habría pedido matrimonio a Corinna Larsen un mes antes de su abdicación, según la demanda que ella ha presentado a la Justicia de Gran Bretaña y como ha recogido el diario 'La Razón'. Además, el anterior rey le habría cedido una donación de 64,8 millones de euros en 2012.

La amiga del rey asegura en la declaración judicial que el CNI (Centro Nacional de Inteligencia) le manifestó que no podían asegurar su seguridad ni la de su hijo en abril de 2012 y un mes después, Juan Carlos I ordenó una transferencia de 64,8 millones de euros que había recibido de Arabia Saudí.

Larsen pide una indemnización por "el acoso" de Juan Carlos I

Larsen ha pedido a la justicia londinense que reclame a Juan Carlos I una indemnización por los costes de su tratamiento médico de salud mental, por la "instalación de medidas de seguridad personal y servicios diarios de protección" y por la contratación a "exdiplomáticos y exfuncionarios del Gobierno" para que interviniesen con el fin de "poner fin al acoso" que denuncia por parte del rey emérito.

En la demanda presentada en diciembre ante la High Court de Londres, Larsen también ha solicitado ser indemnizada por los gastos a los que dice que tuvo que hacer frente para contratar a su personal de relaciones públicas y comunicación para "mitigar los daños causados" a su reputación en la prensa. Larsen no ha precisado el monto a requerir al monarca, pero sí ha señalado que espera recibir los intereses correspondientes de conformidad con la ley por el importe y el periodo que el tribunal londinense considere oportuno.

En el marco del escrito en el que deja constancia de su petición, ha subrayado que "ha sufrido gran angustia, ansiedad, privaciones de sueño y preocupación por su propia seguridad física y la de sus hijos". Ha insistido, además, en que "ha sido objeto de una continua amenaza de daño físico, intrusión y vigilancia" por parte del rey emérito.