Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

barómetro 'Los jóvenes españoles y el sexo'

Hacer un trío y la masturbación a control remoto, entre las principales fantasías sexuales de los jóvenes

El estudio realizado a 2.000 hombres y mujeres de 18 a 35 años, revela las preferencias sexuales de los jóvenes en nuestro país entre las que se encuentran el trío y la masturbación en remoto, que va escalando posiciones.

EFE
 |  Madrid | 07/08/2019
Trío

Trío / iStock

El trío sigue siendo la principal fantasía sexual de los jóvenes españoles, aunque el "teledidonic" (sexo a través de juguetes controlados por control remoto) está subiendo posiciones y es la preferida por las mujeres. Además, cuatro de cada diez varones tienen curiosidad en probarla.

Son algunos de los datos del último barómetro "Los jóvenes españoles y el sexo", promovido por el fabricante de preservativos Control, que desvela también que cerca del 35 % de los encuestados afirma haber utilizado el vibrador alguna vez, aunque solo el 6 % se ha atrevido con la versión con control remoto o a distancia.

El estudio, realizado mediante 2.000 entrevistas "online" a hombres y mujeres de 18 a 35 años, señala que a cerca del 80 % de los españoles le gustaría probar nuevas posturas en sus relaciones sexuales, aunque la del misionero es la favorita para el 64,9 %, seguida del perrito (51,8 %).

Seis de cada diez reconoce que practica sexo una o menos de una vez a la semana, si bien el 75,4 % afirma que le gustaría al menos cada dos o tres días.

Por comunidades autónomas, los andaluces siguen siendo los mejor considerados en la cama, con el 18 % de los votos; seguidos de los canarios (9,6 %) y los catalanes (9,2%), en tanto que los navarros, con el 1,7 %, son los peor valorados en materia sexual.

Según la encuesta, los jóvenes vuelven a decantarse por el preservativo masculino como método contraceptivo en sus relaciones (59,3 %), pero uno de cada cuatro solo lo utiliza ocasionalmente