ALTAS TEMPERATURAS EN ESPAÑA

Golpes de calor: ¿Por qué se producen y cómo evitarlos?

Este fin de semana se alcanzarán en España máximas de hasta 47 grados. Unas temperaturas con las que debemos que extremar las precauciones.

ondacero.es

Madrid | 11.07.2021 06:04

Ola de calor en España
Ola de calor en España | Efe

Las altas temperaturas pueden tener efectos muy nocivos en nuestra salud y ante la llegada de la "bestia africana", la primera ola de calor que ha azota nuestro país este verano, debemos extremar las precauciones para evitar los golpes de calor, especialmente peligrosos para los niños y las personas mayores.

¿Qué son y por qué se producen los golpes de calor?

Un golpe de calor es una elevación de la temperatura corporal hasta 40 grados como consecuencia de la exposición a altas temperaturas y se produce cuando los mecanismos que utiliza nuestro organismo para enfriarse, como el sudor y la respiración, dejan de funcionar correctamente.

Síntomas

Cuando los mecanismos de nuestro "termostato cerebral" se ven alterados y no son capaces de eliminar más calor se producen los golpes de calor. En ese momento, la persona afectada empieza a comportarse de manera extraña. Puede tener dolor de cabeza intenso, fatiga, náuseas, vómitos, sensación de calambres, sudoración excesiva, enrojecimiento de la piel, alucinaciones e incluso perder la consciencia. Se trata de una situación muy peligrosa que precisa de atención médica "inmediata", señala el doctor Salvador Tranche, responsable de comunicación de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFyc).

Cómo evitarlos

Los golpes de calor pueden evitarse siguiendo unos sencillos consejos que todos podemos llevar a cabo. Lo fundamental, según indican los médicos, es prevenir el calor. Para ello, aconsejan evitar salir de casa y la realización de actividades que requieran un esfuerzo físico durante las horas centrales del día. Si se tiene que salir o exponerse al sol por motivos laborales, se recomienda alternar con periodos de descanso a la sombra y mantenerse hidratado, bebiendo agua con cierta frecuencia.

Además, recomendaron usar gorras, sombreros, ropa holgada que transpire, gafas de sol con filtros homologados frente a radiaciones ultravioletas y protectores solares para la piel, así como evitar comidas copiosas y calientes, por lo que es mejor tomar frutas y verduras.

Junto a estos consejos se añade beber agua de manera frecuente y no consumir bebidas azucaradas ni alcohólicas porque aumentan la deshidratación y son perjudiciales para la salud.

Otras recomendaciones

Los médicos de familia también señalan la necesidad de mantener fresca la vivienda cerrando las persianas y las cortinas de las fachadas expuestas al sol y abrirlas por la noche para ventilar y refrescar.

Asimismo, recomiendan apagar la luz artificial y los aparatos eléctricos siempre que sea posible, mantener los medicamentos en un lugar fresco y no dejar en el interior del coche a personas con las ventanillas cerradas cuando se estacione el coche. Del mismo modo, hay que refrescarse cada vez que se necesite.