MINISTERIO DE UNIVERSIDADES

El Gobierno eliminará por decreto las carreras universitarias de tres años

Universidad ha decidido que todas las carreras universitarias en España duren cuatro años y los másteres sean de uno o dos años.

ondacero.es | Servimedia

Madrid | 02.03.2021 12:01

El Ministerio de Universidades ultima el borrador de un real decreto por el que se establece la organización de las enseñanzas universitarias y el procedimiento de aseguramiento de su calidad. El real decreto establece la estructura básica de la oferta académica, actualmente vigente, configurada en tres etapas: grado, máster y doctorado.

Por lo tanto, el Gobierno ha decidido que todas las carreras universitarias en España duren cuatro años y los másteres sean de uno o dos años.

En este sentido, según recoge el borrador, se consolida que los grados sean de 240 créditos, con la única excepción de aquellos que por directrices europeas deben ser de 300 o 360 créditos.

Los grados universitarios de 3 años de duración en España son minoritarios, con una oferta de 60 titulaciones. La mayoría se encuentran en Cataluña y muchos otros pertenecen a universidad privadas.

Así pues, la estructura "esencial" del modelo universitario español sería: grados de 240 créditos, másteres de 60, 90 y 120 créditos y el doctorado al que se accede habiendo superado los 300 créditos en las dos etapas formativas anteriores.

Fin a la fórmula 3 más 2

Con este real decreto, se pone fin a la fórmula conocida como '3+2', es decir, tres años de carrera y dos de máster. Este modelo fue implementado por el exministro José Ignacio Wert porque es la opción establecida en la mayoría de países de Europa. Esto permitía a los estudiantes obtener el título antes y salir al mercado laboral más rápidamente.

Sin embargo, la instauración del Plan Bolonia, que marca una duración de cuatros años, ya había suprimido casi por completo este modelo.

Universidades entiende que deben desaparecer porque esta fórmula del '3+2' implica que, para alcanzar una formación completa, los alumnos debían cursar un máster de dos años, con el consiguiente gasto. Fuentes del ministerio afirman que es una "medida discriminatoria" para los estudiantes con menos recursos económicos.

Universidad justifica este nuevo decreto

El texto también apunta a que las clases magistrales convivan con otras metodologías, impulsando "la innovación docente" y trata de promover la movilidad internacional.

Universidades justifica este real decreto ante la necesidad de adaptar el sistema universitario a los "cambios disruptivos sociales" que se han producido en la última década.

"La sociedad debe estar segura de que todos los títulos oficiales de grado, máster y doctorado en España son de calidad contrastable. En segundo lugar, se pretende robustecer las capacidades de empleabilidad que confiere la formación recibida en diferentes títulos, a partir de las competencias y conocimientos", expone el borrador.

El borrador del real decreto

Según el borrador facilitado este martes por el departamento del ministro Manuel Castells, el real decreto se estructura en siete capítulos que agrupan treinta y cinco artículos, ocho disposiciones adicionales, tres disposiciones transitorias, una disposición derogatoria, cinco disposiciones finales y dos anexos.

"El Capítulo I referido a las disposiciones generales, plantea los objetivos del real decreto, su ámbito de actuación y los principios que deben regir la ordenación, organización y estructuras de las enseñanzas universitarias. El Capítulo II, por su parte, aborda la ordenación y organización de las enseñanzas universitarias oficiales de Grado. El Capítulo III y el Capítulo IV desarrollan esa misma ordenación y organización pero centradas en el Máster Universitario y el Doctorado, respectivamente. El Capítulo V versa sobre las estructuras específicas curriculares que pueden adoptar en las enseñanzas universitarias. El Capítulo VI plantea la verificación, seguimiento y renovación de la acreditación y la modificación de los títulos universitarios oficiales. Finalmente, el Capítulo VII focaliza su atención en una regulación básica de las enseñanzas propias implementadas por las Universidades".

El borrador incluye varias disposiciones adicionales, entre las que se observan una sobre Títulos de Especialistas en Ciencias de la Salud, y otra dedicada a las universidades de la Iglesia Católica.