Caso esther lópez

Giro en el caso Esther López: la última prueba que cambia el rumbo de la investigación

El último informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil da un giro al caso de la muerte de la joven

ondacero.es

Madrid | 29.06.2022 18:02

Giro en el caso Esther López: la última prueba que cambia el rumbo de la investigación
Giro en el caso Esther López: la última prueba que cambia el rumbo de la investigación | EFE

El caso de la muerte de Esther López sigue abierto y a medida que avanza la investigación, las nuevas pruebas abren nuevas líneas que hasta ahora parecían descartadas.

El último informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil revela nuevos datos que ha trasladado a la juez Soledad Ortega del Juzgado de Instrucción número 5 de Valladolid y que dan un giro inesperado a la muerte de la joven.

La prueba que da un giro al caso

Tras los análisis efectuados por el Departamento de Química del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil se ha determinado que los restos de pintura localizados en el pantalón que vestía Esther en la noche de los hechos no coinciden con la pintura de las muestras extraídas del paragolpes del vehículo del principal sospechoso, Óscar S.M., un Volkswagen T-ROC que ha centrado varios capítulos de la investigación.

Las conclusiones no dejan dudas respecto a la falta de concordancia entre ambas pinturas: "no se ajusta en cuanto a sus características morfológicas, composición química y color con las partículas de color azul recuperadas del pantalón de la víctima".

En caso de que se mantenga la teoría de un supuesto atropello, esto implicaría volver al inicio de la investigación ya que este descubrimiento descarta la implicación del coche del principal sospechoso.

El investigado Óscar, que siempre ha mantenido su inocencia, ha sostenido que dejó a Esther en Traspinedo sobre las 3.15 horas, tras lo que el seguimiento de su móvil indicó que se encontraba en esa localidad y que después llevó a cabo el itinerario habitual al día siguiente para ir a su trabajo.

Las fibras que hacían sospechoso a Óscar

Anteriormente se había estrechado el cerco sobre Óscar tras las inspecciones en su lugar y su vehículo. En concreto, el análisis a las fibras encontradas en el chalé del principal sospechoso, Óscar S., el amigo de Esther que estuvo con ella en la noche de su fallecimiento.

En el domicilio se encontró una fibra de color beige que según desvela el estudio que ha recopilado El Norte de Castilla, "se ajusta, en cuanto a sus características físicas y su composición química con las fibras de origen artificial y color beige que componen parte del tejido de la chaqueta de la víctima".

Óscar declaró que Esther no había estado en su casa por lo que esta fibra podría desmentir su versión. Sin embargo, aún en el caso de que se confirme que la fibra pertenece a la chaqueta que llevaba la víctima, existe la posibilidad de que se produjera una transferencia ya que ambos pasaron mucho tiempo juntos en las horas previas al fallecimiento, y que hubiera sido el propio Óscar el que sin darse cuenta hubiera arrastrado esa fibra consigo.

Fibras en el coche de Óscar

Otras fibras que pueden dar pistas pero que tampoco lo pueden hacer de forma concluyente son las encontradas en las uñas de Esther que "se ajustan con las fibras de origen natural y color blanco que componen parte el tejido del pantalón tipo chino". El problema es que ese tipo de fibras blancas son muy comunes por lo que es difícil que tenga valor como prueba. En las uñas también encontraron fibras azules de las que no se ha podido determinar su origen. En todo caso, los investigadores están convencidos que las fibras blancas pertenecen a Óscar.

Caso parecido es el de otra fibra blanca encontrada en el coche de Óscar, el Volkswagen T-ROC. En concreto, en una de las matrículas. Las fibras coinciden tanto en color como en composición química con las de los calcetines de Esther pero al "ser muy ubicuas, tienen escaso valor probatorio".

Su teléfono pinchado no ha revelado datos importantes

Los últimos tres meses a Guardia Civil ha tenido pinchado el teléfono de Óscar. Tras la falta de resultados, la juez ha decidido poner fin a dicha intervención por suponer una injerencia en el derecho constitucional al secreto de comunicaciones. "ningún dato de interés se ha desvelado que pueda afectar a la presente investigación ya que el citado sospecha, y así lo manifiesta, de que sus comunicaciones se encuentran intervenidas y por tanto sólo habla de los problemas que le está acarreando la causa en el negocio de la inmobiliaria, de las noticias que salen en la prensa sobre las diligencias que se están practicando, manteniendo su inocencia, o de cualquier otra cuestión desvinculada de la causa", señala la magistrada.