31 DE MAYO

Día Mundial Sin Tabaco: los alarmantes datos por los que deberías dejar ya de fumar

El tabaquismo es la causa principal de mortalidad y morbilidad evitables en España, no sólo es dañino para la salud sino para el medio ambiente. Consulta aquí los datos sobre sus terribles efectos.

ondacero.es

Madrid | 31.05.2022 13:45

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado este martes nuevos datos que demuestran los daños que el tabaco causa en el medio ambiente y en la salud. Este 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco, la OMS ha reclamado que las industrias sean "más responsables con la destrucción" que causan.

Acaba con ocho millones de vidas

En España, fumar es la causa de al menos 40.000 muertes anuales. Algunas de las enfermedades atribuidas a los fumadores y los fumadores pasivos son los cánceres de esófago, pulmón, laringe, lengua, boca, garganta, hígado, vejiga, riñón, páncreas, cérvix, recto, y colon. En total, se ha podido relacionar con 29 diferentes enfermedades.

Es conocido que el humo del tabaco tiene más de 7.000 sustancias tóxicas. Estos causan daños en casi todos los órganos internos, especialmente en el corazón. Tras consumir un cigarrillo, el corazón aumenta la frecuencia de latidos en un 30% e incrementa la presión arterial. Más del 50% de muertes cardiovasculares pueden relacionarse con el tabaco.

A nivel mundial, la OMS asegura que el tabaco es la primera causa evitable de enfermedad, invalidez y muerte prematura. A nivel mundial, esta adicción se salda con ocho millones de muertes, de las cuales 1,2 millones ocurren en Europa.

Se talan 600 millones de árboles

La deforestación para conseguir más espacio de plantación continúa, y la naturaleza de las plantas de tabaco impide reutilizar el mismo terreno para más de uno o dos ciclos de cultivo. Aproximadamente se acaba con 200.000 hectáreas de bosques anualmente, un total de 1.500 millones desde el año 1970.

Ocupan 200.000 hectáreas de tierra

El tabaco suele ser cultivado en países con ingresos bajos y medios. Muchas veces, la tierra destinada a estas plantaciones es necesaria para producir alimentos. Debido a las ganancias económicas que aporta la industria, las necesidades de los habitantes de estas zonas pasan a un segundo plano.

Necesitan 22.000 millones de toneladas de agua

La planta del tabaco necesita una gran cantidad de agua para poder crecer. En concreto, son necesarias alrededor de 22.000 millones de toneladas de agua.

Un 30% del total de desperdicios recogidos en zonas urbanas son colillas. Pese a ser pequeñas, tardan hasta 10 años en degradarse completamente. Un total de cuatro billones de filtros de cigarrillos acaban en los océanos, deshaciéndose en microplásticos y acabando con la vida de peces, reptiles y aves; "4,5 billones de filtros de cigarrillos contaminan cada año nuestros océanos, ríos, aceras de las ciudades, parques, suelos y playas", asegura Ruediger Krech, director de Promoción de la Salud de la OMS.

Según publicó la organización Ocean Conservancy, una sola colilla podría contaminar cerca de 50 litros de agua potable, 10 litros en el caso del agua salada. Los principales culpables de esto son la nicotina y el alquitrán que se mantienen en el filtro una vez consumido el cigarrillo.

Suelta 84 millones de toneladas de CO2 al aire

La Asociación Española Contra el Cáncer, considera que los fumadores producen alrededor de 225 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2) anualmente. Ascendería a las 84 millones de toneladas al hablar del CO2 liberado al aire a nivel mundial. Esto equivaldría a la cantidad de gases que emitirían 12.000 coches realizando 10 mil kilómetros cada uno. De hecho, un estudio publicado en la revista científica Tobacco Control, señala que el humo de los cigarrillos puede aumentar las partículas contaminantes 10 veces más que el humo producido por motores diésel.

La deforestación y la fumigación con sustancias como el metilbromuro también contribuyen al aumento del efecto invernadero.

Nofumadores.org solicita la "abolición paulatina" del tabaco

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, la asociación nofumadores.org ha pedido al gobierno la "abolición paulatina" de la legalidad de la sustancia. Recalcando que la adicción al tabaco causa más de 60.000 muertes evitables anualmente en España, señalan que la pandemia del tabaquismo tiene origen industrial.

Según ha explicado la presidenta de la organización, Raquel Fernández a Onda Cero, con la palabra "abolición" no tratan de prohibir, sino de derogar "un producto no solo perjudicial para la salud" ya que también "contamina el planeta". Utilizándolo tal y como marca el fabricante, el tabaco sigue acabando con la vida de "más del 50% de sus usuarios".

En su petición, la organización propone aumentar la edad legal de la obtención del trabajo a los nacidos a partir del año 2007. "Como sociedad tenemos que buscar terminar con esta causa", mencionaba Fernández, "es adictivo, (la sociedad) no entendería abolirlo de la noche a la mañana" y por ello abogan por que se realice de manera "progresiva". En una encuesta que la asociación realizó a más de 5000 familias, con una alta tasa de fumadores entre ellos, el 98% de los encuestados reconocía que no quería que sus hijos comenzaran a fumar.

Países como Malasia, Nueva Zelanda y Dinamarca ya tratan de poder alcanzar la creación de las primeras generaciones libres de humo para los niños nacidos desde el año 2025. "Hay que imponer medidas contundentes, valientes y progresistas", para poder proteger a las nuevas generaciones. Para ello, el Gobierno tiene que evitar poner "por delante los intereses económicos" de algunos, fomentando la reconversión de los puestos de trabajo que actualmente constituyen la industria tabaquera.

Del mismo modo que el trabajo infantil o la esclavitud, que nadie cuestionaba en el pasado, acabaron siendo prohibidos por su carácter inmoral, es necesario exigir la "abolición de la venta del producto". Puesto que, "no solo afecta al usuario, sino a los que les rodean" y "la libertad de uno termina cuando empieza la del otro".

"Todo lo que se ha hecho el tabaco, cuando la primera persona lo planteó lo tildaron de loco, pero ahora nadie estaría dispuesto a tragarse el humo en un bar o un avión. Todo comenzó con la idea loca de unos pocos", concluía la presidenta de nofumadores.org.