Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Agredida con un arma blanca

Detenido tras degollar a su pareja ante una de sus hijas de tres años en Arévalo

Una mujer de 32 años ha muerto en la localidad abulense de Arévalo tras ser agredida con un arma blanca por su pareja, de 33, que ha sido detenido, según han informado fuentes de la investigación y el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112.

EFE | Madrid
| 07/10/2016
Vista aérea de Arévalo (Ávila)

Vista aérea de Arévalo (Ávila) / Agencias

La Guardia Civil ha detenido en Arévalo (Ávila) a J.F.G., de 32 años, como autor del asesinato de su pareja, B.M.B., de 33, a la que degolló con un arma blanca en presencia de su hija mayor, de 3 años, mientras la pequeña de 2 dormía.

La subdelegada del Gobierno en Ávila, María Ángeles Ortega, quien ha confirmado que se trata de un nuevo caso de violencia machista que eleva a 33 asesinatos en España y 3 en Castilla y León en lo que va de año, ha explicado que no existen denuncias previas por malos tratos, aunque sí tiene constancia de un "altercado" que no fue denunciado.

Los hechos ocurrieron en un primer piso de un edificio ubicado en una de las zonas de expansión de Arévalo.

Según han explicado varios vecinos, la pareja, que estaba en trámites de separación, había comenzado a discutir en plena calle.

La mujer estaba más alterada mientras su asesino, que se dedicaba al reparto de pescado y que trabaja con los padres de su víctima, se encontraba "tranquilo" y, según los vecinos, le decía que subieran al piso.

"Ella no quería subir, pero no le di importancia", ha explicado una vecina, que poco después fue advertida por su marido de la discusión que se estaba produciendo ya dentro del piso mientras ella acostaba a sus hijos.

El hombre sacó a la mujer a la terraza y la estuvo golpeando, mientras la víctima gritaba al vecino de arriba para que la auxiliara.

Este hombre bajó desde su casa al primer piso junto a otro vecino para tratar de ayudar, pero nadie abrió la puerta, ni siquiera cuando los agentes de la Policía Local acudieron al lugar.

Sin embargo, poco después y con la Guardia Civil también en el lugar, el hombre abrió la puerta y pudieron entrar en el domicilio encontrando a la mujer fallecida y a la hija mayor de ambos en el lugar de los hechos tras haber presencia la escena y pedir durante la agresión que su padre abriera la puerta.

Los agentes de la Guardia Civil detuvieron a J.F.G. sin que opusiera resistencia y, según los vecinos, "se metió las manos por detrás para que se lo llevaran y se fue tan campante, como si no hubiese sucedido nada".

Según la subdelegada, la pareja, que no estaba casada, no vivía en la misma vivienda, aunque la mujer "estaba siendo flexible" en el régimen de visitas para que el padre pudiera ver a las pequeñas cuando quisiera.

Además, la víctima tuvo tiempo de telefonear al 112 pidiendo auxilio antes de que los vecinos hicieron lo mismo.

Fuentes de la fiscalía han señalado que la comparecencia para la petición de medidas cautelares por parte del detenido podría tener lugar mañana por la mañana.

La Junta de Castilla y León, la Diputación de Ávila, partidos y diferentes colectivos han condenado este nuevo caso de violencia de género que eleva a 33 el número de mujeres fallecidas en España en estas circunstancias en lo que va de año, tres de ellas en Castilla y León.

El Ayuntamiento de esta localidad de 8.600 habitantes tiene previsto celebrar un pleno extraordinario de condena de los hechos, antes de la concentración prevista en la Plaza del Real, con la asistencia, entre otros, de la directora general de la Mujer, Esperanza Vázquez.

El Consistorio arevalense, en cuyas fachadas ondean las banderas a media asta, decretará tres días de luto, al igual que ha hecho esta mañana en un pleno extraordinario el Ayuntamiento de la cercana localidad de Nava de Arévalo, de la que era natural la fallecida y donde se encontraba empadronada, al igual que sus padres, que viven en este pueblo de poco más de 800 habitantes.