Salud

Cuánto tiempo puede tardar en curarse la bronquiolitis

Debido al aumento de casos de bronquiolitis en niños son muchos los padres que se preguntan cuánto tardan en desaparecer los efectos de la enfermedad.

👉 ¿Puede la bronquiolitis de los bebés contagiarse a adultos?

👉 Cómo saber si es bronquiolitis, covid o gripe: todos los síntomas

ondacero.es

Madrid | 02.12.2022 12:42

Pediatra auscultando a un paciente en una imagen de archivo
Pediatra auscultando a un paciente en una imagen de archivo | Pixabay

En las últimas semanas, se ha observado un aumento de bronquiolitis en los niños. Tanto es así, que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, habló del repunte de ingresos hospitalarios de menores con esta enfermedad.

La bronquiolitis es una infección respiratoria que afecta principalmente a los bronquiolos. Suele afectar a niños menores de dos años, pero los lactantes menores de tres meses son los que tienen más riesgo de hospitalización y, entre ellos, los prematuros, según informa la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.

Cuánto tiempo puede tardar en curarse

Por norma general los niños que únicamente sufren bronquiolitis comienzan a mejorar entre dos y cinco días después del comienzo de la enfermedad.

Sin embargo, en el caso de algunos bebés, puede llegar a durar una semana o más. La recuperación puede llevar más tiempo en los bebés más pequeños o en aquellos con problemas médicos subyacentes, que pueden tardar hasta cuatro semanas en volver a su estado habitual.

Síntomas de la bronquiolitis en niños

Estos son los principales síntomas de la bronquiolitis que señala la Sociedad Española de Neumología Pediátrica:

  • Mucosidad.
  • Dificultad respiratoria (se marcan las costillas).
  • Tos.
  • Fiebre.
  • Respiración ruidosa con sibilancias, un sonido más grave o de burbujeo.

Pero hay otras señales por las que habría que contactar cuanto antes con el médico, que son las siguientes:

  • Vomitar con frecuencia, no retener los líquidos o los pañales están más secos de lo habitual.
  • Más somnoliento que habitualmente.
  • Si la piel se torna de color morado; especialmente alrededor de los labios o en las yemas de los dedos.
  • Ponerse pálido y sudoroso.
  • Si se fatiga mucho con las tomas.
  • Si respira peor, se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen, se le hunde el pecho o deja de respirar durante segundos.