VACUNACIÓN

Covid y gripe: ¿Puedo ponerme las dos vacunas el mismo día?

Los expertos advierten de que el incremento de casos de Covid y gripe en España pueden complicar una nueva ola de contagios en los próximos meses. Por ello, la vacunación es fundamental para evitar los efectos adversos de ambas enfermedades. Pero, ¿puedo vacunarme contra la gripe y el Covid a la vez?

E.G.A

Madrid | 15.10.2022 14:06

Arranque de la campaña de vacunación de la gripe junto a la del Covid.
Arranque de la campaña de vacunación de la gripe junto a la del Covid. | EFE/Javier Belver

España inició la nueva campaña de vacunación contra la Covid-19 el pasado 26 de septiembre en la que se administran las dosis de refuerzo adaptadas a la variante Ómicron, dominante en todo el mundo, con el objetivo de frenar su transmisión.

La inoculación de la cuarta dosis contra la Covid-19 coincide este año con la campaña de vacunación contra la gripe y, en algunos territorios, los dos pinchazos se realizan a la vez.

En este sentido, Salud Pública recomienda que la vacunación contra el coronavirus se haga de manera conjunta con el suero contra la gripe "siempre que haya disponibilidad de ambas vacunas" y aclara, además, que estas vacunas se podrán administrar también conjuntamente con otras como el preparado frente a neumococo "en función de la factibilidad".

Algunas comunidades apostaron antes del acuerdo de Salud Pública por esta opción, como ya ocurrió con la campaña de la tercera dosis el año pasado en fechas similares.

¿Es conveniente recibir la vacuna contra el Covid y la gripe el mismo día?

La posibilidad de vacunarse conjuntamente contra la Covid-19 y la gripe, genera la duda de si es recomendable hacerlo en el mismo día o esto podría tener efectos adversos. Sanidad aclara al respecto que sí se puede administrar el antigripal de manera concomitante con otras vacunas, incluidas la vacuna de ARNm frente al coronavirus, siempre que no se apliquen las dos en el mismo brazo.

¿Por qué es necesario vacunarse?

En el caso de la Covid-19, las vacunas han demostrado su efectividad para evitar el fallecimiento por la enfermedad o que ésta curse con un cuadro clínico grave, especialmente en la población más vulnerable. Además, la cuarta dosis de la vacuna está adaptada a las nuevas variantes, lo que aumenta la protección frente al virus.

En cuanto a la gripe, pese a que en la mayoría de los casos los síntomas tienden a ser leves, existen grupos de riesgo susceptibles a presentar signos mucho más severos. Por ello, es necesario que reciban una solución antigripal. Dentro de esta categoría entrarían niños pequeños, ancianos, personas inmunodeprimidas, embarazadas y aquellos que sufran una enfermedad crónica de pulmones entre otros.

Patologías como la neumonía, la bronquitis, la sinusitis y las infecciones en el canal auditivo son algunos de los efectos que puede tener la gripe en una persona que sufra complicaciones relacionadas con la enfermedad. Estas pueden verse agravadas en personas que sufran afecciones cardiacas, cáncer o diabetes.

Cada temporada la vacuna inoculada es diferente, ya que se desarrolla basándose en la cepa que tiene más probabilidad de causar la enfermedad en la siguiente temporada. Este año la vacunación contra la gripe es más necesaria que nunca ya que la relajación de las medidas higiénicas frente a la COVID-19 hace que sea mucho más probable que coincidan ambas infecciones y el riesgo de fallecimiento se duplica en aquellas personas que sufran las dos enfermedades a la vez.