SEGURIDAD VIAL

Cómo saber si tengo que llevar en el coche la caja negra de la DGT: quiénes están obligados

Incorporar este dispositivo tiene como objetivo mejorar la seguridad vial y reducir el número de accidentes graves en las carreteras europeas.

ondacero.es

Madrid | 08.07.2024 16:19

Coche abandonado tras estar implicado en un accidente mortal
Coche abandonado tras estar implicado en un accidente mortal | PN

Desde este domingo, 7 de julio, se ha establecido la obligatoriedad de incluir una caja negra en todos los vehículos que circulen.

Se trata de una medida impulsada por la Unión Europea que pretende reducir el número de accidentes registrados mediante la incorporación de Sistemas Avanzados de Ayuda a la Conducción, conocidos como ADAS.

Qué función tiene la caja negra

La caja negra, también llamada sistema EDR (Registrador de Datos de Eventos), tiene un tamaño muy parecido al de un teléfono móvil.

Este dispositivo captura de manera automática y constante, en pequeños intervalos de tiempo, los datos de antes, durante y después de un accidente de tráfico.

Esta tecnología ha demostrado ser de gran utilidad para esclarecer la información en una investigación y análisis sobre los siniestros. Lo que facilitará conocer de mejor forma lo que ha sucedido durante el periodo del impacto.

La caja negra se activa siempre y cuando se trate de un accidente grave. Normalmente, esto irá directamente relacionado con la activación de los airbags por parte del coche, guardando los 30 segundos previos al incidente y los 5 segundos posteriores a este.

Qué coches están obligados a llevarla

Todos los coches matriculados a partir de este fin de semana deben incorporar obligatoriamente al menos diez sistemas de ayuda al conductor (ADAS), según establece el nuevo reglamento sobre la seguridad general de los vehículos de la Unión Europea que tiene como objetivo reducir a cero las muertes por accidente en 2050.

Los ADAS son soluciones tecnológicas que se integran en los vehículos para mejorar la seguridad tanto del conductor y los pasajeros como de otros usuarios de la vía como peatones y ciclistas, además de mejorar la experiencia al volante.

Un estudio llevado a cabo por el Parlamento Europeo señala que los ADAS permitirán evitar hasta 25.000 muertes y más de 140.000 heridos graves en Europa en los próximos 18 años.

Además de la caja negra, estos son otros sistemas de ayuda al conductor que se deben incorporar:

  • Asistente de velocidad inteligente. Esta tecnología ayuda a respetar los límites de velocidad, transmitiendo la información al conductor e interactuando con el vehículo. No solo avisa, sino que adecua automáticamente la velocidad a las limitaciones vigentes en cada tramo de la carretera.
  • Cámara trasera con detección de tráfico cruzado. Ayuda a maniobrar marcha atrás. Las más completas asisten al aparcar mediante líneas auxiliares de guía que marcan la trayectoria, orientando sobre la dirección adecuada en sintonía con los puntos de giro del volante. Se activa cuanto el conductor inserta la marcha atrás o conectando el sistema al pulsar un botón en el interior.
  • Alerta de cambio involuntario de carril. Si no se ha activado el intermitente y el coche está saliendo del carril, el vehículo emite una señal para avisar, que puede ser visual en el cuadro de instrumentos, sonora o por vibración del volante o asiento.
  • Detector de fatiga y sueño. Cuando los diferentes sistemas (sensor en el volante o cámara que monitoriza las facciones de la cara) detectan fatiga o que el motor lleva más de dos horas en marcha, se emite una señal luminosa en forma de taza humeante o un mensaje de texto.
  • Sistema de frenado de emergencia BAS y EBA. Asegura que la frenada se realice con la intensidad necesaria para detener el coche reduciendo al máximo la distancia. Mide la intensidad con la que el conductor pisa el pedal del freno a la vez que la velocidad con la que se libera el acelerador para detectar si se está ante una situación de inminente peligro y cuando la percibe entra en funcionamiento.
  • Bloqueo del vehículo con alcoholímetro (alcolock). Analiza la tasa de alcohol del conductor al soplar por una boquilla y si supera la legalmente establecida, no deja que el motor arranque. La UE solo obliga a la preinstalación de este sistema, mientras que su instalación dependerá de la legislación de cada país.
  • Caja Negra: accidentes con todos los datos. Tienen como fin recopilar información, tanto del vehículo como de sus ocupantes, registrando y almacenando los datos para, en caso de accidente, poder conocer lo que ha ocurrido antes, durante y después del siniestro. Normalmente se sitúa bajo el asiento del conductor atornillada al chasis.
  • Alerta de cinturón en las plazas traseras. Este sistema determina si una plaza está ocupada, mediante un sensor de carga. Y comprueba, mediante otro sensor situado en la hebilla del cinturón, que está bien cerrado.
  • Control de crucero adaptativo. Mantiene la velocidad programada de manera continuada cuando está activado. Además, frena y acelera el vehículo para adaptarse al tráfico.
  • Sistema de control de presión de neumáticos. Controla que se mantenga la presión indicada por el fabricante y avisa al conductor cuando los parámetros no son los correctos