OLA DE CALOR

Cómo evitar que haga calor dentro de casa: los mejores trucos

Patricia Camacho

Madrid | 24.07.2022 06:06

Cómo evitar que haga calor dentro de casa: los mejores trucos
Cómo evitar que haga calor dentro de casa: los mejores trucos | Unplash

La segunda ola de calor del verano en España ha terminado tras nueve días con unas temperaturas de entre 39° y 45°. Sin embargo, todavía queda mucho verano por delante y la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya vaticina nuevas jornadas de calor sofocante.

Trucos para mantener la casa fría

A continuación, te ofrecemos los remedios básicos para mantener la casa lo más fresca posible.

Abrir y cerrar puertas

Es importante cerrar las puertas de las habitaciones que no se vayan a usar y abrir las de las estancias que sí se van a ocupar para aprovechar la brisa, especialmente, por la noche.

Apostar por las bombillas LED o de bajo consumo

La luz de estas bombillas se conoce como 'luz fría', ya que emite mucho menos calor que la iluminación convencional. Utilizarlas ayudará a evitar que suba la temperatura en el interior del hogar y a reducir la factura.

Cerrar persianas

Cerrar cortinas y persianas evita que entre calor no deseado por la ventana, reduciendo la temperatura de la casa de forma notable.

Dormir con sábanas de lino

Las sábanas de lino son la mejor opción para el verano. Estas son transpirables, absorbentes y frescas.

Hacer un buen uso de los espacios de la casa

El aire caliente sube, por lo que si se tiene una vivienda con dos plantas, la baja suele ser la más fresca. Incluso hay quien habita los sótanos para poder dormir mejor.

Instalar toldos

Poner un toldo sirve para evitar que la luz ingrese a una casa, por lo que es un buen remedio para proteger ciertos espacios de las inclemencias del sol.

Mantén el aire acondicionado en torno a los 26º

En caso de tener aire acondicionado, se debe usar adecuadamente para acarrear un ahorro de hasta el 30% en la factura eléctrica. Según los expertos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro (IDEA), se debe fijar este aparato en no menos de 26 grados. Por cada grado de frío, el gasto energético se dispara entre un 6 y un 8%.

Minimiza el uso de luces y electrodomésticos

No apagar los electrodomésticos que no se usen como el televisor, la lavadora, el horno o el lavavajillas, puede aumentar hasta 2ºC la temperatura de una habitación. Lo mismo ocurre con las luces, por lo que hay que hacer un buen uso de ellas y utilizarlas sólo cuando sea necesario.

Optimiza el uso de agua caliente

En verano es habitual que se reduzca el consumo de agua caliente. No obstante, es inevitable utilizarla para algunas tareas del hogar. Por esta razón, es necesario tener un buen sistema de aislamiento en la red de tuberías para tratar de mantener la temperatura deseada y permitir un uso más eficiente de la energía.

Para decorar, utilizar colores claros

Utilizar colores claros puede influir mucho en la sensación térmica de una vivienda. Y es que, este tipo de tonos absorben menos la luz y generan mayor sensación de ligereza y frescor.

Rodéate de plantas

Si se tiene jardín, se pueden incorporar zonas de vegetación y árboles de hoja caduca que darán sombra al edificio. Además, regar las plantas hace bajar la temperatura del ambiente por la evaporación del agua.

Al mismo tiempo, plantar enredaderas crea una capa de vegetación en la fachada que hace las veces de aislante natural.

En el caso de no contar con una terraza, una solución puede ser colocar plantas y maceteros en las ventanas que, al absorber los rayos de sol, crearán un frescor que el aire esparcirá.

Usa un ventilador o un un deshumidificador

Los ventiladores suelen tener configuraciones para las distintas estaciones del año. En verano, sus aspas deben girar en sentido contrario a las agujas del reloj y a la mayor velocidad posible para crear una brisa agradable. A su vez, es muy importante su colocación para combatir el calor. Si lo situamos delante de una ventana, convertirá el aire caliente que entra en brisa. En cambio, si lo colocamos en el pasillo, su brisa se repartirá por el resto de la casa.

Por otro lado, un deshumidificador puede mantener a raya la sensación de bochorno provocada por la humedad.

Utiliza burletes en las puertas

Las puertas también ejercen de aislantes entre diferentes estancias de la vivienda y hacia el exterior. Su uso será más eficaz si se ajusta su cierre a través de burletes, es decir, unas tiras flexibles de material aislante.

Ventila por las mañanas y por las noches

Ventilar bien la casa por las mañanas y por las noches, cuando bajan las temperaturas, puede ayudar a aplacar el calor.