INCENDIOS DOMÉSTICOS

Cómo combatir un incendio en casa: este es el protocolo de actuación

Muchos accidentes domésticos pueden provocar un chispazo que derive en un incendio doméstico. Descubre aquí qué debes hacer en caso de que un fuego te pille por sorpresa en tu vivienda.

MPM

Madrid | 01.08.2022 06:05

Cómo combatir un incendio en casa: este es el protocolo de actuación
Cómo combatir un incendio en casa: este es el protocolo de actuación | Pexels

Un incendio doméstico puede producirse en cualquier época del año. Sin embargo, son muchas las personas que temen que las altas temperaturas que estamos viviendo en nuestro país durante las últimas semanas también supongan un factor de riesgo.

Causas de un incendio doméstico

  • La electricidad: ya sea por sobrecalentamiento de los enchufes, los fusibles fundidos o los aparatos de calefacción.
  • Tabaco: no es la primera vez que una persona se queda dormida con el cigarrillo encendido y prende fuego a su alrededor.
  • Líquidos inflamables: aunque no mucha gente lo sabe, productos como las pinturas, la lejía o los pegamentos han de estar perfectamente conservados.
  • Velas: es el mismo caso que con el tabaco. Nos olvidamos de que hemos dejado una vela encendida y solo haría falta un pequeño soplo de aire para el fuego se propague.
  • La cocina: sin duda, la parte más peligrosa de la casa. La combinación de fuentes de calor, electrodomésticos y productos inflamables hace que esa estancia sea la que más riesgo entraña.

Cómo actuar ante un incendio en casa

La forma de actuación dependerá de cómo de grande y peligroso sea el fuego. Por ejemplo, si nos encontramos ante un pequeño fuego que podemos apagar, se pueden usar los siguientes objetos:

Extintor

Según explica Generali en su página web, es muy importante ver dónde se ha originado el fuego antes de usar un extintor, ya que estos pueden llegar a empeorar el fuego. "Los extintores de espuma no se pueden usar para incendios de freidoras o sartenes que contengan aceites o grasas. Bajo ningún concepto las llamas derivadas de aceite de cocinar o electrodomésticos deben entrar en contacto con extintores de agua", explican.

La mayoría de extintores "no deberían" usarse para incendios en la cocina, pero son muy buenos para apagar pequeñas llamas en el salón o el dormitorio, ya que son recomendables para prendas o decoración textil.

Bicarbonato o sal

La sal común o el bicarbonato pueden ser grandes aliados para apagar "fuegos grasos", como los que se producen en el aceite de cocina. "El bicarbonato es útil contra las llamas pequeñas, ya que libera dioxido de carbono al calentarse, lo que hará que el fuego se quede sin oxígeno", comentan.

Sin embargo, si el fuego ha crecido, será mejor usar sal para absorber el calor.

Paño húmedo

Un paño de cocina húmedo puede lanzarse sobre una llama. Además, se pueden colocar varios bajo las puertas y los huecos de ventilación para mantener a raya un incendio mayor y evitar que el humo se propague. Sin embargo, ¡importante! Una toalla húmeda puede no ser efectiva en el incendio de una freidora. Para eso, mejor sal o bicarbonato.

En cambio, si nos encontramos ante un fuego de gran magnitud, es muy importante que sigamos los siguientes pasos, según explica la Comunidad de Madrid o los Bomberos de la Generalitat de Cataluña:

En caso de no poder salir de casa

  • Llamar al 112.
  • Ir hacia un lugar donde se le pueda ver desde el exterior.
  • Cerrar a su paso todas las puertas que atraviese.
  • Poner ropa mojada en las rendijas de la puerta para evitar que el humo las traspase.

En caso de poder salir de casa

  • Salir de casa y cerrar todas las puertas.
  • Coger, en caso de que sea posible, las llaves para dárselas a los bomberos cuando lleguen.
  • Bajar a la calle por las escaleras. Nunca por el ascensor y no huir hacia arriba.
  • No intentar entrar en casa de nuevo.
  • Desde la calle, llamar al 112.

En caso de que el incendio sea en otro piso y la escalera esté llena de humo

  • Quedarse en casa y no intentar salir.
  • Llamar al 112 y no dar por hecho que alguien lo ha hecho ya.
  • Poner ropa mojada en las rendijas de la puerta para evitar el paso del humo.
  • Hacerse ver desde una ventana o un balcón cuando lleguen los bomberos.