HIGIENE

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar y lavar las sábanas de la cama?

Cambiar y lavar las sábanas es una de las tareas domésticas más comunes. Sin embargo, no todos lo hacen con la misma frecuencia. ¿Cada cuánto tiempo es recomendable? Esto dice la ciencia.

😴 Los 10 alimentos que debes reducir en la cena si quieres dormir bien

E.G.A

Madrid | 15.10.2022 19:33

Por muy limpias que estén nuestras sábanas, cada noche dormimos con miles de bacterias
Por muy limpias que estén nuestras sábanas, cada noche dormimos con miles de bacterias | Jason Trbovich I Flickr

La higiene personal es un factor fundamental en nuestro día a día. Nos lavamos las manos, la cara, los dientes, nos duchamos...y nadie duda de que estos hábitos deben realizarse diariamente. Sin embargo, cuando hablamos de la higiene textil, surgen algunas dudas sobre la frecuencia con la que debemos lavar nuestra ropa, también la de la cama.

Una encuesta realizada en Reino Unido a 2.250 adultos y recogida por la BBC, sacó a la luz una preocupante realidad: casi la mitad de los hombres solteros afirmaron no lavar sus sábanas durante cuatro meses seguidos, y 12% admitió que las lava cuando se acuerda, lo que es aún más alarmante.

Por otra parte, según este sondeo, las mujeres solteras británicas se toman más en serio la higiene de su ropa de cama: un 62% aseguró lavar las sábanas cada dos semanas, mientras que las parejas confesaron hacerlo cada tres semanas, según datos de una empresa de ropa de cama.

Con qué frecuencia debemos cambiar las sábanas

En declaraciones a la BBC, la doctora Lindsay Browning, psicóloga colegiada, neurocientífica y experta en sueño, explica que debemos cambiar las sábanas de nuestra cama una vez a la semana o cada dos semanas como máximo.

La higiene es el factor principal, ya que bacterias, ácaros y suciedad pueden acumularse en los tejidos si no se lavan frecuentemente.

El sudor es otro motivo importante. "El sudor entra en las sábanas, lo que hace que no solo tengan un olor desagradable, sino que también se obstruyan bastante", explicó la doctora Browning, que también señaló que las células muertas de la piel "pueden acumularse en estas sábanas". Si acumulamos muchas células muertas, los ácaros pueden alimentarse de ellas y provocarnos erupciones en la piel y otras molestias.

Por todo esto, Browning advierte de que sin una correcta higienización de tus sábanas, "no solo dormirás con la asquerosidad del sudor y las células muertas de la piel, sino también con los ácaros". Asimismo, aclara que durante los meses de invierno se puede ser un poco más indulgente "pero una vez a la semana sería ideal".