Anna y Olivia

Así avanza la investigación sobre la desaparición de las niñas de Tenerife y estas son las principales claves del caso

Los investigadores han realizado un nuevo registro en el domicilio de Tomás Gimeno y han pedido equipamiento para poder rastrear el fondo marino

ondacero.es

Madrid | 18.05.2021 06:04

Así avanza la investigación sobre la desaparición de las niñas de Tenerife y estas son las principales claves del caso
Así avanza la investigación sobre la desaparición de las niñas de Tenerife y estas son las principales claves del caso | rrss

Anna y Olivia, de 1 y 6 años, desaparecieron el pasado 27 de abril, día en el que su padre, Tomás Gimeno, debía haber entregado a las pequeñas a su madre, Beatriz Zimmermann, algo que nunca sucedió. Ya son 20 los días sin rastro de las niñas y su padre, pese a una exhaustiva investigación y campaña en redes sociales de difusión de fotos y vídeos.

La casa de Tomás Gimeno sigue siendo el punto central en el que se busca cualquier indicio para identificar el paradero de Anna y Olivia. Este lunes la Guardia Civil llevó a cabo un nuevo registro en el domicilio, el cuarto en lo que va de investigación. Se busca, con perros adiestrados, cualquier resto biológico que pueda dar información a los investigadores y también intentar comprobar qué objetos faltan en la vivienda. Para ello, está colaborando Beatriz Zimmermann para señalar si falta algún juguete, ropa u objeto de las menores que podía haber llevado consigo Gimeno.

La línea de investigación baraja varias hipótesis. Además de esos registros en el domicilio de Gimeno, sigue encima de la mesa la opción de una desaparición en el mar, o una huida a otro destino, aunque cada vez ven más probable que el padre no haya salido del archipiélago.

Ratreo del fondo marino

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, ha confirmado que se ha contactado con el Instituto Español de Oceanografía (IEO) para que le ceda un sonar y un robot submarino con la idea de incorporarlos a la búsqueda de Anna y Olivia y poder analizar el fondo marino hasta 400 metros de profundidad.

El día de la desaparición a las nueve y media de la noche, las cámaras de seguridad del puerto Marina Tenerife y el propio vigilante de seguridad ven cómo Tomás Gimeno regresa en coche al lugar donde tiene su barca. Las niñas no aparecen en la grabación. Sí se ve a Tomás Gimeno llegar en coche y también sacar dos grandes macutos del estilo de los petates o sacos militares y una maleta.

Los lleva hasta la barca, los carga allí y sale al mar, por un periodo de casi dos horas. En ese espacio de tiempo recibe una llamada de la madre, son las diez menos un minuto y quiere recordarle que tiene que entregarle a las niñas. El padre le dice a su ex mujer "no vas a volver a ver más a las niñas".

A las once y media de la noche se ve regresar a Tomás Gimeno al puerto. Acude a una gasolinera cercana, compra tabaco y un cargador para su teléfono móvil. Le pide luego al vigilante un lugar, un enchufe para cargar la batería. Va a volver a salir con su barca. Tomás pasa unos veinte minutos allí, mientras su teléfono va recargándose. Nadie registra allí a las niñas. Pasado ese tiempo, vuelve a coger su barca y sale a la mar.

La barca de Tomás Gimeno aparece a la mañana siguiente, el pasado 28 de abril, flotando y sin ancla, cerca del puertito de Güimar. Está vacía, no hay rastro de nadie. Los investigadores no creen que recibiese ayuda de otra embarcación o que se acercase a otro barco durante esa noche.

Desde la familia piden ayuda para difundir fotos y vídeos de las niñas

La madre, Beatriz Zimmermann cumplió años el pasado viernes y ante las muestras de apoyo que recibió pidió como regalo que le ayuden a difundir las fotos y videos que han distribuido para ayudar a que alguien pueda reconocer a Anna y Olivia. "La incertidumbre de no saber cómo están, la incertidumbre de saber si están bien, la rabia de que ellas tengan que sufrir esta locura cuando son dos angelitos, como todos los niños del mundo", escribió Beatriz en un carta.

Tomás Gimeno no aceptaba la nueva vida de Beatriz

Tomás Gimeno no aceptaba que su mujer hubiera decidido dejarle, algo que hizo el pasado mes de agosto. Tampoco aceptaba que Beatriz, la madre de sus hijas, hubiera iniciado una relación de pareja con Eric, un empresario belga afincado en Tenerife, de 60 años y para el que la mujer estaba trabajando. Varios testigos han contado a la Guardia Civil que Tomás Gimeno discutió con su ex mujer en el aparcamiento de un restaurante. Allí estaba Eric, la nueva pareja de Beatriz y también Anna, la bebé, en su sillita. Según las declaraciones, Tomás llegó a golpear a Eric y a amenazarlo.