Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN ARGENTINA

Pasa 8 meses con una bala en la cabeza sin que él, ni los médicos, se dieran cuenta

El pasado 29 de julio, Leonardo Oyola, que así se llama el pobre hombre, estaba en el patio de su casa de Buenos Aires, Argentina, cuando sintió un impacto muy fuerte en la parte trasera de la cabeza. Cuando el joven de 23 años notó la herida y la sangre fue corriendo al hospital, pero el doctor no le dio ninguna importancia.

ondacero.es
  Madrid | 12/06/2019

Le dijo que seguramente habría sido una piedra que se desinfectara la herida y se le dolía mucho, que se pusiera hielo. Todo esto sin hacerle ni una prueba y sin, ni siquiera tocarle la cabeza.

El joven se fió del médico y se fue a su casa, pero las jaquecas eran cada vez más graves, los dolores se iban haciendo más fuertes y sentía como un chichón en la cabeza. Al final, tras muchos meses el chico decidió volver al hospital con sus quejas.

Los médicos le hicieron una placa y descubrieron que tenía una bala alojada muy cerca del cerebro. Era tan obvio, que los médicos podían sentir la forma de la bala solo tocando la cabeza, estaba casi a la vista.

Al final, hace unos días, le operaron para sacarle la bala. Y ahí está, tan campante, sin problemas. Los médicos no se explican cómo ha sobrevivido tanto tiempo con un proyectil en la cabeza y con tan pocos problemas. Tampoco Leonardo lo entiende muy bien, pero desde luego, tampoco tiene intención de quejarse.