Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

NUEVAS REVELACIONES DE

La presidenta de Invercaria reconoce en una grabación las irregularidades e implica a la Junta de Andalucía

A cinco días de que arranque la campaña en Andalucía nuevas revelaciones ponen en cuestión el manejo de los fondos públicos por parte de la Junta. En esta ocasión es una grabación en la que la presidenta de la empresa pública Invercaria, Laura Gómiz, pide a un subordinado que elabore informes falsos para justificar ayudas concedidas fuera de control.

ondacero.es | Madrid | 05/03/2012

José Antonio Griñán en Sevilla

José Antonio Griñán en Sevilla / EFE

La presidenta de Invercaria, Laura Gómiz Nogales, reconoció en una reunión interna las numerosas irregularidades en la gestión de esta empresa pública y el reparto discrecional de ayudas, y confesó que las más altas autoridades de la Junta estaban al tanto de las mismas. En un momento de la conversación grabada Laura Gómiz asegura que sus superiores están al corriente de las irregularidades.

Inversión y Gestión de Capital Riesgo de Andalucía (Invercaria) es una empresa pública perteneciente a la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, participada al 100% por la Agencia IDEA.

Su presidenta, Laura Gómiz Nogales, fue designada por el presidente andaluz, José Antonio Griñán, el 29 de julio de 2010. Según informa ABC, el 26 de abril de 2011 mantuvo una reunión con el entonces director de Promoción de Invercaria, Cristóbal Cantos Sánchez, a quien le solicitó que elaborase diversos expedientes con informes falsos y fecha del pasado para justificar ayudas que se habían concedido sin cumplir los requisitos legales, dado que la Cámara de Cuentas estaba realizando una auditoría.

En esta reunión, de la que existe una grabación que ha sido incorporada como prueba judicial al caso de los ERE, Gómiz reconoce las irregularidades, presiona a su subordinado y, cuando este muestra reparos deontológicos a las peticiones de la presidenta, zanja la cuestión con una máxima contundente: «Si me comprometiera con la ética no estaría trabajando con esta organización». A continuación se desglosan con extractos literales las numerosas irregularidades a las que alude la presidenta de Invercaria.