Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

FRANCIA CONFÍA EN PODER RECUPERAR LA SGUNDA CAJA NEGRA

Uno de los pilotos se quedó fuera de la cabina ntes del accidente, según 'New York Times'

La fiscalía federal de Düsseldorf confirmó que uno de los dos pilotos del avión que se estrelló el martes en los Alpes franceses no se encontraba en la cabina en el momento del siniestro.

Actualizado el 27/04/2015 a las 17:11 horas

Uno de los pilotos del avión que se estrelló el martes en Francia salió de la cabina y no pudo volver a entrar, según una grabación de audio divulgada por 'The New York Times', mientras los equipos de rescate reanudan este jueves la búsqueda y recuperación de los 150 fallecidos en el accidente. 

Una fuente militar que participa en la investigación de la tragedia, no identificada por el diario, dijo que según las grabaciones de audio conocidas uno de los pilotos del avión de Germanwings que había salido de la cabina llamó a la puerta para reingresar pero "nunca hubo una respuesta". 

"Se puede escuchar que está intentando echar abajo la puerta", explicó el investigador sobre los momentos previos a que el avión, que había despegado de Barcelona, se estrellara en los Alpes franceses, indica el Times en la nota, fechada en París. 

La tragedia causó la muerte de 150 personas, la mayoría alemanes, españoles y franceses, incluidos seis miembros de la tripulación. El avión tenía por destino la ciudad alemana de Düsseldorf. 
Los investigadores informaron de que se ha podido recuperar la grabación sonora de lo sucedido en la cabina antes de que el avión se estrellara, y esperan recuperar una segunda caja que registra los parámetros técnicos. 

La información de la edición digital del 'Times', de la que se han hecho eco varios medios estadounidenses, sostiene que antes del percance se oye una conversación normal entre los pilotos en la primera parte del vuelo. Pero uno de ellos abandona después la cabina, y posteriormente, desde fuera, "comienza a tocar ligeramente la puerta, pero no hay respuesta, y entonces golpea la puerta más fuerte y no hay respuesta". 

"Nunca hubo una respuesta", agregó al 'New York Times' la fuente, que prefirió mantener en reserva su identidad porque la investigación está en curso. 

Se desconoce, sin embargo, por qué uno de los pilotos salió de la cabina y la razón por la que su compañero no abrió la puerta. 

La Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA) francesa informó el miércoles de que tiene en su poder "un archivo de audio utilizable" en el que deberían ser capaces de escuchar lo acontecido en el vuelo. 
El proceso, según el director del BEA, Rémi Jouty, podría llevar "varias semanas" o incluso "meses", aunque dijo que confían en recuperar también la segunda caja negra, que registra los parámetros técnicos, para completar su labor. 

Por ahora, lo único que descartan los investigadores es que el avión explotase en pleno trayecto. 

"El avión voló hasta el final", concretó Jouty. "No tenemos la menor explicación del motivo que llevó al avión a descender ni por qué este no respondió a los intentos de contacto de los controladores aéreos", reconoció Jouty. 

Por eso, al igual que han hecho hasta ahora los responsables políticos franceses, insistió en que "ninguna hipótesis está cerrada" cuando se le preguntó acerca de una supuesta acción terrorista como causa. Pero el resto de elementos de la investigación que adelantó Jouty solo contribuyeron a sembrar más dudas acerca del suceso. 

"La curva de la trayectoria es compatible con la de un avión controlado por pilotos, con la excepción de que no imaginamos que pilotos puedan conscientemente enviar un avión hacia la montaña", explicó, antes de añadir que esa curva también es compatible con la que podría trazar un piloto automático. 

Tampoco las óptimas condiciones meteorológicas ofrecen explicación alguna del momento del accidente, aunque su empeoramiento ha complicado las labores de identificación y rescate de los cadáveres que yacen diseminados en el macizo de Les Trois Échêvés.