Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

HAN MUERTO 26 PERSONAS

Trump dice que el tiroteo de Texas no se debe a la violencia armada, sino a los "problemas mentales" del autor

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este lunes que el tiroteo registrado el día anterior en una iglesia de Texas no se debe a las leyes del país sobre tenencia y uso de armas, sino a los "problemas mentales" del autor, al que ha definido como "un individuo muy trastornado".

Agencias | Madrid
| 06/11/2017
Donald Trump

Donald Trump / EFE

"La salud mental es el problema aquí", ha contestado, interrogado acerca del control sobre las armas de fuego en Estados Unidos, durante la rueda de prensa que ha ofrecido junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en el marco de su visita a Tokio. "Es un problema de salud mental al mayor nivel" porque, "de acuerdo con las primeras investigaciones, (el autor) era un individuo muy trastornado", ha explicado. "Ha sido un incidente muy, muy triste, pero así es como yo lo veo", ha recalcado, según informa CNN.

Trump ya se había pronunciado horas antes en un comunicado en el que ha expresado sus condolencias a los familiares de las víctimas y enviado un mensaje de unidad al pueblo estadounidense. "A través de las lágrimas y la tristeza, permanecemos fuertes", ha aseverado.

El domingo por la tarde, un hombre armado identificado como Davin P. Kelley, de 26 años, irrumpió en la Primera Iglesia Baptista de Sutherland Springs, en Texas, y abrió fuego de forma indiscriminada matando a 26 personas. Uno de los fieles logró disparar al atacante cuando intentaba abandonar el templo religioso. Entonces, el autor tiró su arma y salió corriendo hasta llegar a su vehículo para emprender la huida.

Kelley ha sido hallado muerto dentro de su vehículo, con el que se estrelló poco después de salir de la iglesia. Por el momento se desconoce si fue tiroteado o si se suicidó. La portavoz de las Fuerzas Aéreas Ann Stefanek ha contado que Kelley fue miembro de un equipo logístico en la base aérea de Holloman, en Nuevo México. En 2012, fue condenado a un año de cárcel por un tribunal militar por agredir a su esposa y su hijo, tras lo cual fue degradado.