Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN AUSTRALIA

Sufre una infección en el oído que estaba carcomiendo el cráneo por usar bastoncillos

La mujer ha relatado cómo su obsesiva limpieza de oídos la llevó a contraer una infección que podría haber carcomido por completo su cráneo y que la dejó con pérdida auditiva.

ondacero.es
  Madrid | 17/08/2019
Bastoncillo de las orejas

Bastoncillo de las orejas / iStock

Una mujer australiana ha desarrollado una infección potencialmente mortal que se comió partes de su cráneo después de limpiarse las orejas con bastoncillos. Jasmine, de 37 años, explica cómo su obsesiva limpieza de oídos la llevó a contraer una infección y la dejó con pérdida auditiva.

La mujer cuenta en la revista Thats Life que siempre usaba bastoncillos para limpiarse los oídos hasta que una noche comenzó a sentir mucho dolor y notó que estaba sangrando. Reconoce además que "había estado sufriendo pérdida de audición y un ruido irritante en mi oído izquierdo" durante años.

Al acudir al médico, le dijeron que se tenía una infección y le recetaron antibióticos. El dolor no remitió, por lo que volvió a ponerse en manos de los especialistas. Le realizaron una prueba de audición y detectaron que padecía una sordera moderada en el oído izquierdo.

Decidieron seguir investigando y detectaron que padecía una infección bacteriana que estaba carcomiendo el hueso del cráneo. "Deberías haber venido a verme hace cuatro o cinco años", le dijo su médico.

La mujer fue sometida a una operación ya que la infección podría haber carcomido por completo su cerebro. "Los cirujanos tuvieron que reconstruir mi canal auditivo y extraer el tejido afectado durante una cirugía de cinco horas", cuenta.

"Cuando se me curó la oreja, le pregunté al médico qué podría haber hecho de otra manera", relata. Su doctor le informó de que empujaba "demasiado con el bastoncillo" y lo hacía con "demasiada frecuencia". Ahora, casi un año después de la operación, todavía reconoce que todavía le cuesta escuchar.