VÍDEO | LAS CALLES DESIERTAS DE SHANGHAI

Shanghai, ciudad fantasma, dos meses después del confinamiento total por Covid

La corresponsal de Onda Cero en Shangai, Inma Escribano, recorre a pie las calles desiertas de la ciudad para intentar tramitar el pasaporte para su bebé recién nacido y, así, poder regresar a España.

Inma Escribano | Fran Pomares

Shanghai | Madrid | 23.05.2022 17:25

Shangai. La ciudad más grande de China. Casi 27 millones de habitantes. 27 millones de personas, que llevan dos meses encerrados en sus domicilios sin poder pisar la calle, recibiendo comida a través de los servicios de mensajería o en los repartos domiciliarios que hace el gobierno.

La política de “Covid cero” decretada por el gobierno de Pekin ante el repunte de casos y muertes, llevó a la ciudad al cierre total, a la paralización de toda la actividad: tiendas, restaurantes, empresas, fábricas… toda la Administración interna y externa (incluidos consulados) permanecen cerrados a cal y canto desde el pasado 26 de marzo.

Por las calles de Shanghai solo deambula el personal estrictamente necesario para distribuir por las casas los productos de primera necesidad. Son operarios anónimos enfundados en monos blancos y protegidos por guantes, mascarillas y gafas protectoras.

Salir de la ciudad, una misión imposible

En este escenario, Inma Escribano, corresponsal de Onda Cero en Shanghai, ha sido madre hace pocas semanas. Pero el cierre total de los registros de la ciudad y del consulado español han hecho imposible, hasta -tan solo- hace unas pocas horas, registrar al bebé y hacerle el pasaporte. Hay que tener en cuenta que para poder salir a la calle hace falta un permiso expedido por las autoridades locales.

Hasta ese momento, el bebé estaba en un limbo administrativo por el que carecía de nacionalidad.

Tras muchas gestiones, este fin de semana Inma logró la autorización para poder salir de casa y llegar hasta el Consulado de España, con el fin de regularizar la situación del pequeño.

Pero salvar la distancia entre su casa y las oficinas diplomáticas de España, Inma tuvo que caminar dos hora y media de ida, y otros noventa minutos de vuelta. Y es que, en este Shangai confinado no hay transporte público alguno.

El próximo objetivo de la periodista es poder coger un vuelo rumbo a España el próximo 3 de junio.

Protestas en las calles

La dureza de las restricciones que sufre Shangai como consecuencia del repunte de la Covid-19 y su prolongación en el tiempo, está empezando a generar altercados e incidentes en las calles de la ciudad.

A lo largo del mes de mayo se han producido intentos de agresiones de vecinos descontentos por el desabastecimiento a los operarios públicos que se encargan de los repartos domiciliarios de comida.

También se han producido manifestaciones espontáneas por las calles, a pesar de estar prohibidas en el país este tipo de protestas.