Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Se cumplen siete años de la guerra en Siria

Samira, la refugiada que presenció el comienzo de la guerra en Siria y huyó a Jordania

Samira es una mujer de 50 años nacida en la ciudad siria de Daraa. Cuando estalló el conflicto, hace ya siete años, huyó junto a su marido a Irbid (Jordania) donde sobrevive haciendo artesanía con papel de periódico para mantener a sus dos hijos y a su marido enfermo.

Diana Rodríguez | @DianaRPretel  |  Madrid |  Actualizado el 27/07/2018 a las 16:17 horas

La guerra en Siria cumple siete años este jueves. Lo que empezó como una protesta popular contra el presidente Bashar Al Assad, se ha convertido en un conflicto internacional que, según algunas fuentes, ha dejado ya más de medio millón de muertos.

En la localidad de Irbid (Jordania) sobrevive una muy nutrida comunidad de refugiados sirios que en estas fechas hacen balance de sus vidas rotas por la guerra. Samira es una de ellas.

Nacida hace 50 años en Daraa, Samira es una mujer siria que vio cómo estalló la guerra en su propia ciudad. Motivo por el cual huyó a Irbid, a 20 kilómetros de su hogar, junto a su marido perdiéndolo todo.

"Nos escondimos donde pudimos, debajo de las mesas, de las camas, estaban en todas partes. No nos sentíamos seguros, no teníamos otra opción y por eso nos vinimos a Jordania. Todo estaba destruido", cuenta Samira a Onda Cero.

Esta refugiada siria es un gran ejemplo de superación. Tiene dos hijos y un marido enfermo a los que mantiene gracias a la artesanía que realiza con papel de periódico. Empezó colaborando en un programa de Acción Contra el Hambre y ahora crea su propia artesanía.

A pesar de todo, Samira sabe que el trabajo más duro es el de curar las heridas emocionales y pensar en el futuro de sus hijos. La mayor, por ejemplo, sueña con estudiar fuera, en Alemania o EEUU. Un sueño díficil de alcanzar, pero no imposible.