Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Crónica de Ángel Gonzalo

¿Qué sucedió en Eslovenia y qué lo diferencia de la situación en Cataluña?

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha apelado a la vía eslovena para acelerar el proceso independentista, lo que ha provocado una lluvia de críticas de quienes le acusan de promover una vía que causó decenas de muertos. Pero, ¿qué sucedió en Eslovenia y qué diferencias hay con la situación que se vive actualmente en Cataluña?.

Ángel Gonzalo |  Madrid |  10/12/2018

Eslovenia presenta en primer lugar peculiaridades geográficas. El pequeño territorio es vecino de Austria y del norte de Italia. De hecho, la capital eslovena está a 240 kilómetros de Venecia, la mitad de los que la separan de Belgrado.

En segundo lugar, económicas. No en vano, la renta per cápita de Eslovenia doblaba la del resto de las Repúblicas que integraban Yugoslavia.

El Gobierno de Slobodan Milosevic bloqueó todo intento de reforma, aunque el movimiento encabezado por el excomunista Milan Kucan impulsó un proceso de cambio que acabaría con la derogación de las leyes federales yugoslavas.

A comienzos de 1990, se convoca el referéndum de independencia en el que con una participación del 88% el apoyo a la separación logra un 93%.

A partir de entonces, eslovenos y croatas promueven una confederación. Aunque en ese momento de la historia, las instituciones internacionales apoyan un Estado unitario fuerte capaz de hacer frente a sus ingentes compromisos financieros de deuda.

Pero nadie puede ya parar el proceso y en junio de 1991 se proclamó la independencia con una respuesta militar a la represión yugoslava que Milosevic no previó.

La soberanía plena no entraría en vigor hasta tres meses después con el reconocimiento inicial de Suecia, Islandia y fundamentalmente de Alemania.

La guerra croata hizo que el fenómeno esloveno pasase a un segundo plano en los informativos europeos y, por ello, muy pocos se daban cuenta de que las nuevas autoridades eslovenas despojaban de todos sus derechos y ahorros a casi 20.000 residentes del recién nacido país originarios de otras partes de Yugoslavia.