Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SIETE DÍAS DE LUTO OFICIAL

Primer día de luto en Venezuela

Venezuela ha decretado siete días de duelo por la muerte del que ha sido su presidente durante 14 años, este viernes se celebrarán los funerales de estado. Los "chavistas incondicionales" salieron la pasada noche en masa a las calles de Caracas para despedirle.

Agencias |  Madrid |  07/03/2013

Las calles de Caracas se vistieron de rojo al paso del féretro del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, acompañado por un mar de fervientes seguidores en su viaje desde el hospital hacia la Academia Militar de Caracas, donde quedó instalada la capilla ardiente hasta el viernes. El cortejo fúnebre de Chávez, fallecido este martes a los 58 años a raíz de un cáncer, fue acompañado por miles de sus seguidores que se apostaron a lo largo de los 6,3 kilómetros de un recorrido que empleó más de cinco horas y lo encabezaron el vicepresidente, Nicolás Maduro, y el presidente de Bolivia, Evo Morales.

El traslado desde el Hospital Militar de Caracas, adonde fue llevado el jefe de Estado el 18 de febrero a su retorno de Cuba tras permanecer internado más de dos meses en la isla, fue trasmitido obligatoriamente por las emisoras de radio y televisión. Miles de venezolanos lloraron frente a los televisores y al paso del féretro, como inicialmente lo hizo de manera desconsolada la madre de Chávez, Elena de Chávez, a la salida del hospital.

José Mujica, y Bolivia, Evo Morales, fueron los primeros gobernantes en llegar a Caracas para participar en los actos de homenaje del presidente venezolano a los que se espera asistan gran parte de los jefes de Estado de la región.

Escoltado también por miembros de la Guardia de Honor Presidencial, el coche fúnebre con el féretro de Chávez cubierto con la bandera de Venezuela avanzó por las calles del centro de Caracas de forma ceremoniosa, entre una sentida marea roja que le mandó besos y le prometió fidelidad y amor eterno bajo un sol inclemente.

Las muestras de pesar, que no pudieron disimular ni los efectivos militares que resguardaban la seguridad de los ciudadanos ni los propios ministros, contrastó con la música llanera, las fanfarrias y canciones de batalla que no dejaron de sonar en este día triste.