Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN TAILANDIA

Un perro regresa durante cuatro años al lugar donde perdió a su familia

La historia de Hachiko parece que se repite. alguno seguro que habrá visto la película basada en hechos reales, protagonizada por Richard Gere, en la que después de morir su personaje, su perro, Hachiko, le espera durante años en la estación de tren.

Manuel Pecino
  Madrid | 18/09/2019

Pues la historia se repite en Tailandia, esta vez el protagonista es BonBon. Una familia, en 2015 viajaba en su camioneta y cuando pararon en un semáforo, el perro saltó por algo que creen le llamó la atención, pero ellos no se dieron cuenta hasta 20 minutos después.

Volvieron, lo buscaron durante un rato y durante dos semanas no pararon de colgar carteles y preguntar por la zona por si habían visto a su mascota. Pero lo tuvieron que dar por perdido.

Un tiempo después, el perro apareció en la misma carretera muy desmejorado y una señora tailandesa, Pinuchawet, lo acogió en su casa hasta que se recuperó. Pero un día el perro, al que ella había llamado Leo, volvió a desaparecer. Y paseando, lo encontró en el mismo punto donde lo había visto por primera vez. Así que decidió llevarle comida y agua, porque era imposible moverlo.

Así ha estado cuatro años. Un día, otro viajero que pasaba por ahí, se aceró creyendo que estaba abandonado y Pinuchawet le contó la historia y el hombre la compartió por redes sociales y se hizo viral. Tanto que llegó hasta la familia del perro, se pusieron en contacto y quedaron para comprobar que era su mascota, que nada más verlos, reconoció a sus dueños. Ellos intentaron subirlo a su coche para llevárselo a casa de nuevo.

Pero no quería subir y, por primera vez, accedió a irse con Pinuchawet a su casa, demostrando lealtad a quien durante cuatro años no había dejado de cuidarle.