Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

VISITA LA SINAGOGA POR PRIMA VEZ EN SU PONTIFICADO

El Papa Francisco clama contra la violencia durante su visita al Templo Mayor de Roma

El Papa Francisco ha llegado entre fuertes medidas de seguridad al Templo Mayor de Roma, la mayor sinagoga de Roma, un lugar emblemático para los judíos europeos. En el templo, el Pontífice ha rendido homenaje a las víctimas del holocausto y ha abogado por el acercamiento entre judíos y cristianos.

EFE | Madrid
| 17/01/2016
Papa Francisco I

Papa Francisco I / EFE

El Papa Francisco ha visitado por primera vez en su pontificado el Templo Mayor de Roma, la principal sinagoga de la capital, desde donde defendió "que la violencia del hombre sobre el hombre se contradice con cualquier religión".

Como ya hicieron sus predecesores, después de la histórica primera visita de Juan Pablo II el 13 de abril de 1986 y la de hace justo seis años de Benedicto XVI, Francisco se acercó al barrio judío de Roma testigo de deportaciones masivas en 1943 y también de un atentado de un comando palestino que se cobró la vida de un niño de dos años en 1982. "La violencia del hombre sobre el hombre está en contradicción con cualquier religión digna de ese hombre, en particular con las tres religiones monoteístas", dijo Francisco en su discurso a la comunidad judía de Roma reunida en la sinagoga.

Con esta visita, Francisco continuó el camino de acercamiento entre católicos y judíos tras años de desencuentros y a ellos pidió una alianza para afrontar los grandes desafíos que el mundo como el de la ecología y la violencia. "Judíos y cristianos pueden y deben ofrecer a la humanidad entera el mensaje de la Biblia sobre el cuidado de la creación", afirmó.

Pero también les habló del esfuerzo y el empeño que los representantes religiosos deben afrontar para construir la paz y la justicia en un momento en el que "los conflictos, guerras, violencias e injusticias abren heridas profundas en la humanidad". "Cada ser humano, como criatura de Dios, es nuestro hermano, independientemente de su origen o de su pertenencia religiosa. A cada persona hay que mirarla con benevolencia, como hace Dios, que otorga su mano misericordiosa a todos, independientemente de su fe o procedencia", afirmó.

La visita también sirvió para recordar que el pueblo judío "ha vivido la violencia y la persecución hasta el exterminio de los judíos europeos durante el Holocausto", dijo Francisco. "Seis millones de personas, solo porque pertenecían al pueblo judío, fueron víctimas de la más inhumana barbarie perpetrada en nombre de una ideología que quería sustituir a Dios con el hombre", afirmó.

El pontífice recordó que más de mil personas, entre ellos mujeres y niños, de la comunidad judía de Roma fueron deportados a Auschwitz (Alemania) el 16 de octubre de 1943 y pidió "que sus sufrimientos, sus angustias, sus lágrimas, no sean nunca olvidadas".

El papa argentino reiteró la necesidad de decir "no" a "cualquier forma de antisemitismo" y condenó las "injurias, discriminaciones y persecución" que derivan de ello. "Queridos hermanos mayores, tenemos que estar verdaderamente agradecidos por todo lo que se ha realizado en estos últimos 50 años porque entre nosotros han crecido y se ha profundizado la comprensión recíproca, la confianza mutua y la amistad".