Rescate en Marruecos

Un niño de cinco años permanece atrapado en un pozo de 32 metros de profundidad en Marruecos

Rayan es un niño de cinco años que lleva más de dos días atrapado en el fondo de un pozo de 32 metros al que los equipos de rescate intentan acceder con varias excavadoras.

ondacero.es | Agencias

Madrid | 04.02.2022 06:58

Un niño de cinco años permanece atrapado en un pozo de 32 metros de profundidad en Marruecos
Un niño de cinco años permanece atrapado en un pozo de 32 metros de profundidad en Marruecos | EFE

Los marroquíes se encuentran en vilo debido a los trabajos de rescate del pequeño Rayan, el niño de cinco años que lleva más de dos días en el fondo de un estrecho pozo al que los equipos de rescate intentan acceder con varias excavadoras, que ya se encuentran a pocos metros de los 32 metros de profundidad donde permanece el menor.

El pequeño cayó al pozo el martes

Rayan cayó el pasado martes al pozo situado junto a la casa familiar de la aldea de Ighran, a unos 70 kilómetros de la localidad norteña de Chaouen, pero los trabajos de rescate comenzaron ayer, cuando las autoridades acudieron a la llamada de los padres, que después de buscar al niño lo localizaron en la cavidad.

Según explicó el padre a varios medios locales, sospecharon que su hijo estaba dentro del pozo y entonces introdujeron un móvil con la cámara encendida suspendido por una cuerda, con el que verificaron que se encontraba en el fondo.

El padre indicó que el pozo estaba cubierto con un barril, pero que el niño lo debía haber movido de su sitio antes de caerse dentro.

Cuando comprobaron que el niño estaba en su interior, afirmó, alertaron a las autoridades, que ayer comenzaron las tareas de rescate. Varios voluntarios intentaron acceder al fondo cogidos por una cuerda, pero el pozo es tan estrecho (entre 30 y 50 centímetros) que se quedaron encajados en el camino.

Se le ha hecho llegar oxígeno y agua con azúcar

Paralelamente, varias máquinas comenzaron a excavar el terreno junto al pozo para conseguir llegar a los 32 metros de profundidad. La idea es, en ese momento, excavar otro túnel perpendicular al mismo para acceder a la cavidad donde está Rayan.

A mediodía, los equipos de rescate habían excavado más de 20 metros junto al pozo y a esta hora ya quedarían pocos para llegar a los 32, tras lo que se usará otra máquina para perforar el túnel de acceso al fondo del pozo.

El pequeño sigue con vida

Cuando llegaron, los servicios de emergencias introdujeron una cámara en el pozo para monitorizar al niño, que ayer estaba aún vivo aunque no se movía. También se le hizo llegar oxígeno y agua con azúcar.

Según declaraciones de un responsable el comité de vigilancia y seguimiento del rescate hechas esta noche a la cadena 2M, el niño seguiría con vida.

Este suceso tiene al país en vilo, con emisiones por internet en directo que llegan a los 130.000 espectadores y numerosos mensajes de apoyo a la familia. La tendencia #Rayan es la más numerosa en Twitter en Marruecos y multitud de personas se han acercado hasta el lugar.

De hecho, anoche decenas se agolpaban junto al pozo, por lo que hoy se ha establecido un espacio de seguridad para evitar aglomeraciones.

El portavoz del Gobierno marroquí, Mustafá Baitas, hizo hoy un llamamiento para evitar la presencia masiva de ciudadanos en el lugar del suceso, puesto que ello dificulta la intervención de los efectivos marroquíes.

Rescate de Julen

El suceso recuerda al vivido en la localidad española de Totalán (Málaga) el 13 de enero de 2019 con el pequeño Julen, el niño de 2 años que se precipitó por un pozo de prospección que había sido excavado ilegalmente y tenía una profundidad de 71 metros y un diámetro de 25 centímetros.

En el rescate se llevó a cabo un procedimiento parecido al que se está produciendo en Marruecos: se perforó un conducto paralelo para lo que se desplegó numerosa maquinaria, así como cientos de trabajadores y voluntarios.

Sin embargo, después de más de diez días de trabajos, el 26 de enero se halló el cuerpo sin vida del pequeño entre varias capas de tierra.